Familia Ferrer
Moncho Ferrer
04.04.2018
Familia Ferrer

© Ramamohan/FVF

Kullayma nació con una discapacidad intelectual. Dos características la condenaban al olvido y a la marginación en su aldea del sur de la India: era mujer y tenía una discapacidad. Sin embargo, hoy es una joven de 19 años que durante un tiempo entrenó a compañeros y compañeras en el centro de entrenamiento Special Olympics de la Fundación Vicente Ferrer en Bathalapalli. Hoy en el centro hay 70 chicos y chicas con discapacidad intelectual que se preparan para competir en los Special Olympics de 2019 en Abu Dhabi. Son olimpiadas en las que participan 170 países y donde compiten personas tan capaces como Kullayama. Ella misma obtuvo una medalla de oro en la categoría de bádminton en las olimpiadas celebradas en Los Ángeles en 2015 y anteriormente había ganado cuatro oros en Australia en las pruebas de clasificación.

El éxito deportivo de Kullayma se tradujo inmediatamente en respeto y afecto de su entorno; demostró que los prejuicios no conducen a nada, que los límites los ponemos los demás y que una discapacidad es un obstáculo más, no el único, que confirma que sin dificultades tampoco hay superación.  Ahora los chicos y chicas del centro combinan los entrenamientos deportivos con programas de formación en talleres ocupacionales para lograr una especialidad profesional una vez culminen su etapa deportiva.

Jordi Folgado
19.06.2017
Familia Ferrer

Foto: © FVF

Anna Ferrer
06.03.2017
Familia Ferrer

Cuando Lakshmi, una joven de 29 años, me cuenta que es mejor negociante que su marido no puedo ocultar compartir su orgullo con una sonrisa. Y esta espontánea inyección de alegría no la atribuyo solo al proyecto de la Fundación Vicente Ferrer del que soy responsable, sino sobre todo a mi condición de mujer. Soy consciente de que mi papel, aunque afortunadamente no es único, es algo excepcional en un país con los índices más altos de brecha de género de todo el mundo. Este índice expone la desigualdad entre hombres y mujeres midiendo su participación en la economía, en el trabajo cualificado, en política, en el acceso a la educación y en la esperanza de vida.

Leer más en Huffington Post

 

Moncho Ferrer
25.01.2017
Familia Ferrer

Que una mujer india encabece una manifestación o que un joven dalit se licencie en una universidad está directamente relacionado con la paz y la justicia. Podemos considerarlos hitos en una sociedad patriarcal y desigual como la de la India rural. Hechos como estos son resultado del desarrollo de los pueblos, el desafío con el que nos encontramos día a día.

Cuando hablamos de paz lo atribuimos inmediatamente a la ausencia de guerra. Y es cierto que los conflictos armados son una de las mayores amenazas para la estabilidad y la convivencia en el mundo. Pero si vamos a la raíz del tema, llegamos a la conclusión que para alcanzar un estado de paz social y de bienestar primero tienen que estar cubiertas las necesidades más básicas de las personas, y no solo en momentos puntuales. Para conseguir comunidades fuertes, autosuficientes y empoderadas no hay más camino que el desarrollo. Mi padre siempre afirmaba que “La paz no es sólo la ausencia de conflicto, sino también la lucha contra la discriminación, el sufrimiento y la pobreza”. No hay verdadera paz si no está acompañada de justicia y solidaridad.

Leer artículo completo en 20 minutos

Moncho Ferrer
15.11.2016
Familia Ferrer

La India ha puesto en marcha un ambicioso programa para limpiar el país. “No podemos seguir viviendo en la inmundicia”. El primer ministro del país, Narendra Modi, lanzó este contundente mensaje en agosto del año de2014 cuando presentó la campaña “Limpia India”, destinada a paliar los problemas derivados de la falta de saneamiento del país. Un 67% de las viviendas rurales y un 13% de las urbanas carecen de inodoro. La Organización Mundial de la Salud (OMS) incluye la crisis de salubridad como uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible del Milenio. El 60% de la población mundial que defeca al aire libre lo hace en la India.

El plan de choque de Modi necesita de aliados para llegar hasta los millones de personas que viven en aldeas remotas. Por eso ha solicitado la colaboración de la Fundación Vicente Ferrer (FVF) para realizar una labor de concienciación en más de 400 pueblos de Anantapur y Kurnool, al sur de la India, para usar el retrete, así como para apoyarles en la construcción de aseos en las viviendas, financiados por los Gobiernos nacional y de Andhra Pradesh. Como embajadores de esta iniciativa, el gran propósito de la Fundación es motivar y sensibilizar sobre el uso del baño, una labor que tendrá que mantener incluso después de que finalice la construcción, porque luego hay que conseguir que la población los utilice. En la India rural la falta de costumbres higiénicas están muy arraigadas. De momento, la Fundación ya ha arrancado este proceso. El Gobierno nos ha encargado la construcción de 44.000 servicios para los que destina un importe de unas 17.000 rupias por vivienda.

El Gobierno quiere que este macroproyecto de limpieza tenga resultados tangibles en agosto de 2019, aniversario de Gandhi, que siempre mostró preocupación por la degradación del país

Moncho Ferrer
14.10.2016
Familia Ferrer

¿Puede erradicarse la pobreza extrema? Sí. Las cifras globales que se revisan cada año por estas fechas no acompañan esta rotunda afirmación, pero la aplicación práctica del desarrollo sostenible demuestra que con las políticas sociales y económicas adecuadas es posible avanzar hasta lograrlo.

La mitad de la población mundial vive con menos de dos euros al día, de los cuales más de 1.000 millones lo hacen con apenas un euro al día. Y de ellos, uno de cada cuatro, 300 millones de personas, sobreviven en la India.

Entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) la erradicación de la pobreza es el reto principal, un fin que coincide con la filosofía de la Fundación Vicente Ferrer (FVF). La pobreza es la violación más grande de los Derechos Humanos, afirmaba Vicente Ferrer.  Desde hace décadas, la FVF trabaja en los estados de Andhra Pradesh y Telengana, junto a las comunidades más desfavorecidas por el sistema de castas, para lograr la erradicación de la pobreza extrema. La lucha podría resumirse en que la pobreza deje de ser hereditaria, en romper el círculo vicioso que condena a los que menos tienen, trabajando en el potencial humano de los que están dispuestos a cambiar su presente. Estamos concluyendo una década en la que las crisis económicas han aumentado las cifras de pobreza y vida indigna en países desarrollados europeos, un periodo en el que la necesidad extrema se ha reducido como se apunta en el informe “Pobreza y Prosperidad Compartida” del Banco Mundial, pero no los niveles de desigualdad que no auguran un reequilibrio social hasta al menos el 2030.

“Poner fin a la pobreza extrema no es un sueño. Es una realidad posible. Hay esperanza”. Esto lo decía mi padre con una convicción que mantenemos en la FVF porque ahora ya estamos comprobando, en la cotidianidad de las familias, en el acceso a derechos básicos como el agua, el alimento y la vivienda, que existe un camino para vencer la lacra de la pobreza.

Jordi Folgado
28.06.2016
Familia Ferrer

© Josep Giralt / FVF

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa”, esta frase de Ghandi continúa marcando el paso –lento- de quienes luchamos por la erradicación de la pobreza extrema en un país que, a pesar de contar con una Constitución modélica, no acaba nunca de salir del círculo de pobreza, que se perpetúa por muchas razones; una de ellas es su superpoblación.

El mundo entero se enfrenta a las consecuencias del crecimiento demográfico y el paulatino agotamiento de los recursos que esto supone. Pero en el caso de la India, su situación de partida complica mucho la aspiración de lograr un país sin desigualdades. 300 millones de personas viven en la pobreza más extrema. En 2022, la India desbancará a China y se convertirá en el país más poblado del planeta, con 1.400 millones de habitantes.

Algunas de las causas tienen su base en prácticas muy extendidas como los matrimonios tempranos, el convencimiento de que cuantos más hijos se tengan más ingresos se pueden obtener, o la preferencia por los hijos varones, que llevan a las mujeres a tener descendencia hasta que nazcan uno o varios varones. Todas estas creencias son, en buena parte, consecuencia de la pobreza y perpetúan la miseria.

Moncho Ferrer
07.03.2016
Familia Ferrer

La violencia contra las mujeres debería representar una de las mayores vergüenzas para los hombres. Es el síntoma de una sociedad que sigue siendo patriarcal, una pandemia que no tiene fronteras y que hay que abordar de manera transversal para conseguir su completa erradicación. Y desgraciadamente, hemos de reconocer como sociedad, que estamos todavía lejos de consolidar dicho objetivo. Solo juntando fuerzas podemos ir transformando poco a poco las políticas, la conciencia colectiva y la opinión pública en general.

La lucha contra las agresiones a la mujer es una prioridad para la Fundación Vicente Ferrer, y por eso, involucramos a todos nuestros sectores de trabajo en esta causa. Las leyes de la India protegen a la mujer con normativas ajustadas para proteger sus derechos. Estos problemas son, entre otros, los abortos selectivos, los matrimonios infantiles, la violencia por dote, las agresiones sexuales.

Anna Ferrer
25.01.2016
Familia Ferrer

Transformar la sociedad es una inquietud inherente a todo ser humano. Nuestro primer impulso, diría que innato, es ayudar al prójimo cuando este se encuentra en una situación de desventaja respecto a los demás. Antes conocíamos las desigualdades en otros rincones del planeta de manera tangencial, sobre todo a través de misioneros y, en menor medida, aventureros escritores y periodistas. Siempre ha existido vocación de ayudar, aunque el fenómeno social de las ONG’s tenga apenas 60 años.

Desde entonces, y gracias a la solidaridad de tantas personas, las organizaciones sociales nos hemos convertido en equipos con vocación y capacidad, canalizamos racionalmente las ayudas a través de diagnósticos y tratamientos hechos a medida de las necesidades, en nuestro caso, involucrando desde el primer momento a las personas a las que destinamos este apoyo.