El reto de limpiar la India

- Post de: Moncho Ferrer
 © Raquel Artiles / FVF
 © Raquel Artiles / FVF

La India ha puesto en marcha un ambicioso programa para limpiar el país. “No podemos seguir viviendo en la inmundicia”. El primer ministro del país, Narendra Modi, lanzó este contundente mensaje en agosto del año de2014 cuando presentó la campaña “Limpia India”, destinada a paliar los problemas derivados de la falta de saneamiento del país. Un 67% de las viviendas rurales y un 13% de las urbanas carecen de inodoro. La Organización Mundial de la Salud (OMS) incluye la crisis de salubridad como uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible del Milenio. El 60% de la población mundial que defeca al aire libre lo hace en la India.

El plan de choque de Modi necesita de aliados para llegar hasta los millones de personas que viven en aldeas remotas. Por eso ha solicitado la colaboración de la Fundación Vicente Ferrer (FVF) para realizar una labor de concienciación en más de 400 pueblos de Anantapur y Kurnool, al sur de la India, para usar el retrete, así como para apoyarles en la construcción de aseos en las viviendas, financiados por los Gobiernos nacional y de Andhra Pradesh. Como embajadores de esta iniciativa, el gran propósito de la Fundación es motivar y sensibilizar sobre el uso del baño, una labor que tendrá que mantener incluso después de que finalice la construcción, porque luego hay que conseguir que la población los utilice. En la India rural la falta de costumbres higiénicas están muy arraigadas. De momento, la Fundación ya ha arrancado este proceso. El Gobierno nos ha encargado la construcción de 44.000 servicios para los que destina un importe de unas 17.000 rupias por vivienda.

El Gobierno quiere que este macroproyecto de limpieza tenga resultados tangibles en agosto de 2019, aniversario de Gandhi, que siempre mostró preocupación por la degradación del país

El ejecutivo de Modi quiere que este macroproyecto de limpieza tenga resultados tangibles el 15 de agosto de 2019, fecha en la que se conmemorará el 150 aniversario de Mahatma Gandhi, que siempre mostró gran preocupación por la  degradación medioambiental del país. En esa fecha, previsiblemente se habrán construido aseos en cada una de las viviendas de la India. La crisis es tan extrema que hay quien ha dado ya soluciones radicales, como el caso del distrito de Nadia, en West Bengala, que propuso atacar el problema sanitario creando “muros de la vergüenza”, en los que se exhibirían las fotos y los nombres de las personas que defequen en la calle. Esta iniciativa desmesurada refleja la impotencia de las instituciones públicas a la hora de atajar esta cuestión de salubridad, en la que están trabajando desde hace décadas.

 

No hay que perder de vista una consecuencia directamente relacionada con la construcción de aseos en un país en el que se produce una agresión sexual cada 20 minutos, según la Oficina Nacional de Registro de Crímenes de la India. El uso de los aseos contribuiría a atacar estos. Muchas de las agresiones se producen en el momento en el que la mujer se aísla de las zonas más concurridas para hacer sus necesidades.

Cualquier proyecto, por mucho respaldo legal y presupuestario que tenga, no conseguirá lo que aporta cualquier ciudadano que asume su propia responsabilidad

Las personas que estamos implicadas en esta campaña seremos testigos de un gran cambio de mentalidad en la India; no solo sobre el cuidado de nuestro entorno, sino algo que va mucho más allá y que tiene que ver con nuestra dignidad como ciudadanos y como país. El mayor reto en la India es cambiar esta mentalidad respecto a la limpieza y el medio ambiente. Cualquier proyecto, por mucho respaldo legal y presupuestario con el que cuente, no conseguirá lo que aporta un ciudadano que asume su propia responsabilidad en esta ingente tarea.