Raquel Artiles
Raquel Artiles Gaillard es periodista, especializada en los últimos años en el tercer sector. Tiene 15 años de experiencia en distintos medios de comunicación como editora de informativos en la Televisión Canaria, coordinadora del programa “Reporteros” de la misma cadena y jefa de Sociedad del periódico La Tribuna. Durante 2012-2014 fue responsable de Comunicación de San Juan de Dios Provincia Bética. En 2014 trabajó como cooperante en el departamento de Comunicación de la FVF en la India y actualmente es miembro del mismo departamento en España.

Mingo Venero: "La dignidad no está reñida con la pobreza" (Crónica 2 Jornadas de Fotografía Social)

La Fundación

 ©Marc Puig

Cuando Save The Children encargó a Mingo Venero (Santander, 1977) retratar la pobreza infantil en España, se encontró ante uno de los trabajos más complicados de su vida profesional, “porque estamos condicionados por un estereotipo de la pobreza vinculada a los países en desarrollo”, explicó el fotoperiodista en su ponencia de las III Jornadas de Fotografía Social. Laia Tort, periodista que le acompañó en este proyecto desde el área de Incidencia Ciudadana de la organización, señaló que la ausencia de imágenes es uno de los factores que impiden que la ciudadanía empatice con la pobreza local. “Si vas en el metro no puedes distinguir si un niño es pobre o no”. No obstante, 1/3 de los niños y niñas en España están en riesgo de exclusión: No tienen una adecuada alimentación, ni recursos para abordar situaciones inesperadas, acceso al ocio o a temperaturas adecuadas para afrontar el frío del invierno, como retrata una de las fotografías más demoledoras de Venero, en la que una familia calienta el agua con una resistencia para bañar a su pequeña: “No es hambruna, pero es una forma de vida que existe y debemos conocer todos”, explica.

Ante este reto profesional Mingo Venero optó por enfocar su trabajo sin mensajes directos, sino invitando a leer entre líneas. En sus fotos hay tristeza, pero también juego y afecto “porque la dignidad no está reñida con la pobreza”.

Laia Tort explicó que la natural vergüenza de las familias a mostrar su pobreza es otro de los frenos para crear conciencia ciudadana, un obstáculo que Mingo Venero superó “jugando con los niños que retrataba. Ellos me acercaban a sus padres. Y además yo disfrutaba”. Otro de los lastres para crear conciencia es que “aún no se entiende bien que los niños son sujetos de pleno derecho. Se asocia la pobreza a un problema familiar y es difícil explicar que el impacto en el desarrollo de los niños debe estudiarse de forma independiente”, explicó Tort, en referencia a un estudio de Save The Children.

Ese estudio refleja el escaso conocimiento de la población del alcance de la pobreza infantil en España. “Hay grupos que creen que asumen suficiente responsabilidad pagando sus impuestos y a través de otras prestaciones públicas y otro porcentaje niega que exista. Poner rostro a todos estos datos es imprescindible para sensibilizar”, indicó Tort. De ahí la importancia de la fotografía social.

En cualquier caso, lo que resulta complicado explicar es que no se trata de un problema del presente, sino del futuro: “Las estadísticas demuestran que un niño o niña pobre será un adulto pobre, abandonarán sus estudios y tendrán empleos poco cualificados. Viviremos en un país donde cada vez habrá más pobres”, concluyó Tort.

 

Montserrat Doltz (Sant Joan de Déu): La pobreza es abono para los trastornos mentales"

Los trastornos mentales son dos veces más frecuentes en entornos de pobreza, según advirtió la psiquiatra pediátrica del hospital de Sant Joan de Déu, Montserrat Doltz. “Analizando los datos de urgencias e ingresos en nuestro hospital –explicó- descubrimos que en los últimos siete años, coincidiendo con la crisis económica, habían aumentado los trastornos relacionados con el estrés por pobreza (ansiedad, adaptación, conducta), lo que demuestra que la pobreza tiene un efecto psicológico directo”. La salud mental de los niños y niñas depende del nivel socioeconómico de los padres. Según una encuesta realizada en Cataluña, la probabilidad de sufrir trastornos mentales es de un 3% en niños con progenitores con estudios superiores, aumenta al 5% en niños con familia con estudios de secundaria y se dispara a un 12% en menores procedentes de familias con estudios de primaria o sin estudios.

Esta realidad es más grave de lo que parece porque los trastornos mentales están entre las cuatro causas principales discapacidad provocando “no solo un problema epidemiológico y el dolor de muchas personas, sino un gasto público muy importante”. A pesar de eso, según Doltz, “sabiendo que tenemos este impacto apenas hay políticas preventivas para abordarlo”.

La psiquiatra explicó que las razones de los trastornos mentales en la infancia las encontramos en “una exposición acumulada al estrés de los padres relacionada con la escacez de recursos para una adecuada nutrición, educación o tiempo insuficiente para dedicar al ocio y las relaciones sociales". Por eso, concluye que “la pobreza influye en el desarrollo del niño y es abono para el trastorno mental”.

 

Carme Tello (Asociación Catalana para la Infancia Maltratada): "La pobreza emocional es una lacra oculta"

“La pobreza emocional es una forma de maltrato psicológico y se da en todos los estamentos sociales”. Carme Tello, psicóloga clínica y presidenta de la Asociación Catalana por la Infancia Maltratada (ACIM), alertó sobre esta forma de abuso infantil “que pocos saben reconocer”. La pobreza emocional es la que afecta a niños sobreprotegidos, con exceso de regalos, a quienes no se ponen límites, “los progenitores les ofrecen muchas cosas materiales, pero poco tiempo para transmitirles emociones”, detalla la psicóloga, que alerta sobre las graves consecuencias de estas conductas sobre su desarrollo: “están renunciando a un aprendizaje imprescindible en esa etapa de la vida: empatía, usar el sentido común ante demandas indiscriminadas o pensar antes de actuar”.

La doctora reconoce que estas situaciones son difíciles de detectar porque en apariencia “estas familias son perfectas y tienen un estatus social respetado”. No existen datos fiables sobre esta problemática, pero Tello admite las dificultades para abordar lo que define como una “lacra oculta”. “Todo el mundo siente afecto inmediato hacia un menor que sufre una pobreza evidente, pero sienten rechazo hacia el pobre emocional”.

 

III Jornadas de Fotografía Social

Estas intervenciones han tenido lugar en el marco de las III Jornadas de Fotografía Social celebradas en Barcelona entre el 11 y el 13 de diciembre y organizadas por el Institut d'Estudis Fotogràfics de Catalunya y la Fundación Vicente Ferrer. La temática abordada este año fue "La pobreza en la infancia".