Ananda Reddy: “Quiero ser entrenador de fútbol de un gran equipo de la India”

  • Llegó a la Academia de Fútbol de la FVF con 16 años y ahora se prepara para ser entrenador

Ananda Reddy (1996) vivió hasta los dieciséis años en Yerraguntla, su pueblo natal en una pequeña zona rural del área de Kadapa (Andhra Pradesh). Llegó a Anantapur hace cinco años como participante de uno de los campamentos de verano organizados por la Fundación Vicente Ferrer (FVF) y acabó siendo miembro de la Academia de Fútbol.  

Ananda ahora ha sido elegido como futuro entrenador para trasladar a los nuevos jugadores los valores y conocimientos aprendidos durante los últimos años. Además forma parte de la administración de la Liga de Fútbol de Anantapur iniciada en 2014 por la FVF.
 

¿Cómo empezaste a jugar a fútbol?

En el colegio del Gobierno podíamos practicar algún deporte. Al principio, como la mayoría de mis compañeros, me interesé por el hockey. Sin embargo pronto me aburrí porque no teníamos suficiente material deportivo. No había más dinero y mi colegio solo podía disponer de 20 palos de hockey para 40 jugadores. Fue entonces cuando me cambié al fútbol, aunque no sabía jugar. Tenía nueve años y lo único que conocía de este deporte era lo poco que había visto en algún partido por la tele.

Conseguiste ser uno de los 25 elegidos para entrar en el Anantapur Sports Village, ¿cómo ocurrió?

Fui elegido en 2012 cuando participé durante 10 días en el campamento de verano de la FVF. A pesar de que fui rechazado en la selección previa que se hizo en los pueblos, mi madre me pagó los gastos para venir a Anantapur y participar. No provengo de un entorno económicamente fácil, mi padre falleció cuando era pequeño y mi madre tuvo que criarnos sola a mí y a mi hermano. Gracias a ella estoy aquí y la última vez que fui a mi pueblo me dijo que vaya donde vaya ellos me apoyarán, y que están muy orgullosos de  mí.

¿Cómo ha sido la vida durante los últimos cinco años?

He sido muy feliz viviendo aquí. Formar parte de la Academia de Fútbol de Anantapur ha cambiado mi vida. He vivido en una residencia junto a 80 compañeros -cuando llegué éramos 23- y entrenábamos dos veces al día un total de cuatro horas. La FVF me proporcionó los entrenamientos diarios, el alojamiento, la comida, la atención médica y la posibilidad de realizar estudios superiores. Obtuve mi graduado en Matemáticas, Economía y Estadísticas, al mismo tiempo he seguido  entrenando y participando en campeonatos de fútbol regionales y estatales.

Después de formar parte de la Academia, fuiste elegido para formarte como entrenador, ¿qué ha supuesto para ti?

Sigo viviendo en la residencia y compartiendo la vida con mis compañeros pero en vez de entrenar a fútbol estoy aprendiendo a ser yo el entrenador. Llevo un año formándome y espero que a partir del próximo mes pueda ejercer profesionalmente. Aprendo junto a mi superior con 16 niños menores de 13 años y aplico los conceptos y las habilidades que mis entrenadores, tanto indios como cooperantes españoles, me han enseñado durante estos años. Soy feliz al ver que los niños aprenden rápidamente y también porque la cultura del fútbol se está asentando poco a poco en Anantapur gracias a la labor de la FVF.

En breve te convertirás en entrenador profesional, ¿cuáles son tus ilusiones para el futuro?

Ser el mejor entrenador de fútbol posible. Me gustaría quedarme aquí y seguir aprendiendo para tener la oportunidad de conseguir una plaza en un gran equipo de la India. También me gustaría seguir formando parte de la coordinación de la Liga de Fútbol de Anantapur, iniciada en noviembre de 2014, con la coordinación de la FVF. No quiero volver a mi pueblo porque allí no puedo jugar a fútbol. Además, gracias a esta iniciativa he podido tener la oportunidad de viajar a grandes ciudades como Bangalore, Chennai o Kerala./ Marta Lagarejo