“Después de estudiar idiomas, tengo mucha más confianza en mí misma”

Ramadevi tiene 24 años, es natural de Anantapur y actualmente vive y trabaja en Bangalore. Estudió español en la Escuela Profesional de Idiomas de la Fundación Vicente Ferrer (FVF), lo que le permitió encontrar el trabajo que desarrolla actualmente. Tiene polio desde los cinco años pero asegura que eso no ha sido ningún impedimento para su desarrollo personal y profesional. Con ganas de superarse e incrementar sus conocimientos, Ramadevi tiene confianza en sí misma y aspira a seguir ascendiendo en su empresa.

 

¿Por qué decidiste estudiar en la Escuela Profesional?
Al principio no lo tenía tan claro. No quería estudiar una segunda lengua, ni sabía para qué me iba a servir en el futuro. Tras unos días en la Escuela Profesional, viendo cómo evolucionaba mi aprendizaje de español y de inglés, me motivé más y me di cuenta de los beneficios de aprender idiomas. Actualmente tengo trabajo gracias al aprendizaje de ambos idiomas, pero también gracias a las habilidades comunicativas y sociales que hemos practicado en la escuela.


¿Qué te ha aportado estudiar allí?
Cuando me dieron la oportunidad de entrar en la Escuela Profesional me esforcé mucho, porque no sabía cómo comunicarme con personas de otros países, profesores extranjeros… En aquel momento me sentí muy mal, creía que no iba a ser capaz de aprender otra lengua y solo quería irme a casa. Pero mis amigas y mis profesores me ayudaron mucho. Cualquier cosa que necesitaba podía preguntarles a mis profesores, y ellos me apoyaban. Antes de aprender español ya me consideraba una chica valiente, pero ahora tengo mucha más confianza en mí misma, incluso mis padres se sorprenden cuando hablo con ellos.
 

¿Cuál es tu trabajo y cómo es tu vida en Bangalore?
Desde hace 11 meses trabajo en una empresa internacional donde me encargo de traducir al español las peticiones y quejas que los clientes hacen en inglés. Tengo que escuchar la llamada, transcribirla, traducirla y derivarla al departamento que corresponda. También traduzco la resolución de sus peticiones y las devuelvo a los clientes en español. Los idiomas son esenciales en mi trabajo, tengo que usar ambas lenguas todos los días.

En Bangalore, vivo en un hostal solo para chicas. Voy a la oficina de lunes a viernes y me levanto muy temprano cada mañana porque mi horario de trabajo es de 6:30h a 16h. Cada día, un coche de la empresa nos lleva al trabajo y nos trae de vuelta a casa al final de la jornada. Tengo dos días libres a la semana y aprovecho para ir a hacer la compra o ir al templo. A veces también voy a Anantapur a visitar a mi familia.


¿Cómo ha sido el desarrollo de tu vida teniendo una discapacidad?
Cuando tenía cinco años me detectaron polio en una pierna. En su momento fue horrible, pero mi madre y mi padre lucharon mucho por mí, para que estudiara, para que fuera a la universidad. Ahora no siento que tener una discapacidad me imponga límites. Cualquier cosa que quiera hacer la puedo hacer, cualquier lugar al que quiera ir puedo ir.


¿Cómo ves tu vida dentro de cinco años?

En cinco años me gustaría ser líder de equipo en mi empresa. Ahora tengo la confianza suficiente para desempeñar ese puesto. Apoyar a mis compañeros y compañeras, guiarles y motivarles. Me gusta ese puesto de liderazgo porque sirve para ayudar a los demás. Creo que podría desempeñar el puesto, y me encantaría hacerlo. Está claro que, si aprendes idiomas, si obtienes las habilidades necesarias para desenvolverte, puedes encontrar empleo y superarte allá donde vayas.

Texto: Irene G. Dugo