Manisha: "Si alguien dice 'tú eres mujer y no deberías hacer eso', debes ignorarlo"

  • Estudió en la Escuela Profesional, donde aprendió alemán y habilidades comunicativas. Hoy trabaja en una multinacional de Chennai.

Una de cada seis mujeres en la India se casa antes de los 18 años, según el Censo (2011) del país. Sin embargo, cuanto mayor es su nivel de estudio, más alargan la decisión de contraer matrimonio. Solo el 5,2% de las mujeres que finalizaron la educación secundaria se casaron antes de los 18 años.

Estudiar significa crecer, aprender y también cambiar la mentalidad del patriarcado. Las nuevas  generaciones de mujeres están apostando por la educación porque eso les permitirá tomar sus propias decisiones.

Manisha tiene 22 años y desde pequeña ha estado en contacto con la Fundación Vicente Ferrer (FVF). Estudió Comercio y Administración en la Universidad de Saint Joseph en el distrito de Kurnool. Gracias a su esfuerzo y constancia, fue una de las seleccionadas para ingresar en la Escuela Profesional de Idiomas de la FVF, donde aprendió alemán junto a 14 compañeras. De esa etapa recuerda las horas de estudio, pero también los momentos de baile y deporte con las compañeras con las que convivió durante nueve meses. A día de hoy, Manisha trabaja para una empresa multinacional en Chennai (Tamil Nadu), en la que pone en práctica cada día los conocimientos aprendidos.

 ¿Por qué decidiste estudiar en la Escuela Profesional?

Hoy en día, la competencia laboral es muy grande, y si puedo hablar otro idioma tendré más posibilidades de encontrar trabajo. Hablo inglés, hindi, telugu y ahora estoy aprendiendo alemán. Creo que aprender idiomas te permite mejorar competencias profesionales. Además, aquí he mejorado la forma en que me expreso. Las alumnas trabajamos las habilidades comunicativas y eso es muy útil, no solo en el empleo, sino para todos los aspectos de la vida.

¿Cuáles han sido tus mayores aprendizajes dentro de la Escuela Profesional?

 A través de mis profesoras he aprendido que debemos ser independientes. Uno debe ser quién realmente es, sin seguir al resto. Estar en la Escuela Profesional me ha dado fortaleza y me siento más fuerte. Además, me gustaba sobre todo los momentos vividos con las compañeras. Cada sábado por la noche, hacíamos una pequeña fiesta y bailábamos.

La mayoría de los jóvenes están buscando trabajo en las grandes ciudades. ¿Qué opinas al respecto?

Creo que es mejor estudiar y trabajar en la ciudad, porque la vida es más libre que en las zonas rurales. Cuando vivimos en sociedades abiertas podemos aprender más de nosotros mismos y de las demás personas. Creo, que al fin y al cabo lo importante es tener la posibilidad de elegir, y para ello la educación es la herramienta más poderosa.

¿Cuál es la realidad que viven las mujeres actualmente en la India?

A menudo se cree que las mujeres deben estar en sus hogares, realizando labores domésticas y no pueden salir solas a la calle. Pienso que las mujeres no tenemos libertad, tampoco en la educación, ya que la mayoría de muchas familias no envían a sus hijas al colegio, solo a sus hijos varones.

Pero ahora está cambiando, se están dando cuenta de cómo son las mujeres. Una mujer no es menos que un hombre en ningún sentido. Las mujeres lo sabemos, pero la sociedad se está dando cuenta ahora. Si alguien dice “tú eres mujer y no deberías hacer eso” debes ignorarlo. Debe levantar la voz y decir “Yo deseo hacer esto y lo voy a hacer”. Luego, automáticamente vendrá el cambio. Todo comienza con un paso, y si una mujer lo da, las otras la verán y verán que es posible hacerlo… así es como sucede. Es precisamente por esto que es tan importante ser independiente, valerte por ti misma, y la educación es vital para ello.

Muchas jóvenes de tu edad han debido aceptar la decisión de sus padres de contraer matrimonio.

Yo aún tengo que hacer muchas cosas antes de casarme. Quiero  seguir trabajando, ser independiente, tener un hogar para mí y para mi familia… Cuando sea mayor, pensaré en el matrimonio.

Entrevista de Constanza González Bernstein