Mónica Arazo: "Me conmueve ver el esfuerzo de la gente por trabajar para apoyar a sus familias, ¡se levantan a las 4 de la mañana!”

  • Esta voluntaria, graduada en Trabajo Social, participa en un proyecto educativo para promover la integración laboral de las personas con discapacidad de la FVF, en colaboración con la Fundación DKV Integralia
  • El 72% del alumnado con discapacidad de la Escuela Profesional ha encontrado empleo, gracias a la formación en idiomas y las alianzas con las empresas

Mónica Arazo Urfanel (Torres de Alcanadre,  Huesca, 1984) es diplomada en Trabajo Social y tiene un Máster en Cooperación e Inmigración para el Desarrollo. Con una curiosidad desbordante por aprender y de carácter siempre alegre, Mónica ha estado trabajando durante un año y medio en la inserción laboral de jóvenes con diversidad funcional en la Fundación Vicente Ferrer gracias a un acuerdo con la Fundación DKV Integralia.Encontrar un empleo es para muchos de ellos el inicio de una nueva vida”, sentencia.

El balance de su estancia en Anantapur es sin duda positivo. Confiesa que su mayor alegría es comprobar el aumento del número de alumnos que han encontrado un empleo y con él, la oportunidad para dignificar su vida. Junto con un equipo de tres trabajadores locales los resultados saltan a la vista: “Hemos logrado un 72% de inserción laboral entre los participantes de este programa y seguimos subiendo”.

¿Qué te motivó a venir a trabajar con la Fundación Vicente Ferrer en Anantapur?

Yo llegué a Anantapur gracias a un acuerdo entre la FVF y la Fundación DKV Integralia para fomentar la inserción laboral de las personas con discapacidad, aprovechando el potencial de proyectos como las Escuelas Profesionales. Queríamos desarrollar herramientas para conocer las competencias de los alumnos y también una nueva metodología para los profesores. Entre otras cosas, hemos hecho entrevistas individuales con los alumnos filmado videos de casos de éxito con personas que están actualmente trabajando e iniciado cursos de sensibilización para los formadores. También empezamos a trabajar en la búsqueda de empresas con las que formar alianzas en Anantapur y otras grandes ciudades.

¿Qué supone para las personas con discapacidad acceder a esta formación?

La gran mayoría de personas con discapacidad ha sufrido a lo largo de su vida muchos tipos de discriminaciones, desde la falta de acceso a servicios básicos hasta barreras que no son sólo arquitectónicas, sino también económicas, actitudinales, de información… Todo ello son factores que conducen a un nivel formativo inferior. El trabajo que estamos haciendo es esencial para cambiar la vida de muchas personas.

Demostrándoles que ellos también pueden trabajar les ayudamos a salir de ese territorio de conformismo, a creer en sí mismos y luchar por su propio futuro. Que no se queden esperando a que cambie algo, sino que se conviertan ellos mismos en agentes del cambio. En la inserción laboral de una persona con discapacidad, gana también su familia, la empresa y finalmente la sociedad.

¿A quién va dirigida esta formación?

Las personas con las que trabajamos tienen entre 18 y 35 años y alguna discapacidad, la mayoría de ellos física. Actualmente estamos realizando una base de datos de personas con diversidad funcional que están en condiciones de trabajar. Hay aproximadamente entre 5.000 y 8.000 personas, potenciales beneficiarios del programa de la FVF.

¿Estás satisfecha con lo que habéis conseguido? ¿Qué crees que falta por mejorar?

Hemos logrado muchas cosas, pero aún queda por hacer. Se debe seguir trabajando en la prospección laboral, visitar a las empresas e identificar los perfiles concretos que buscan para poder adaptarnos mejor a sus necesidades. Contamos con la suerte de que el mercado laboral en la India es muy dinámico, alguien que busca trabajo puede encontrarlo, solo hay que saber cómo.

Debemos potenciar los convenios de colaboración con empresas para que también sean partícipes del proceso de inserción y que nosotros podamos hacer un mejor seguimiento de cada caso. Es muy importante acompañarles a la entrevista de trabajo y que se sientan apoyados, para muchos de estos chicos y chicas es la primera vez que salen del distrito de Anantapur y que realizan una entrevista de este tipo.

¿Cuál crees que ha sido el mayor logro de este programa?

Sin duda el aumento del número de personas con discapacidad que han logrado un empleo. De las 766 personas que han participado desde 2015 en esta iniciativa, de un 72% están trabajando actualmente y un 23% se encuentran todavía en fase formativa.  

Además, estoy muy contenta con el arranque del Programa de Formación y Desarrollo de Habilidades dentro del Departamento de Personas con Discapacidad y, en este sentido, es muy positivo que el equipo de educación y de discapacidad trabajen conjuntamente.

¿Cómo resumirías lo que ha significado para ti esta experiencia?

La India no te deja indiferente. Más allá de la paciencia y la perseverancia que uno aprende aquí a cultivar, he aprendido mucho de las personas con discapacidad. Me conmueve mucho ver que aquí la gente se esfuerza tanto por conseguir un trabajo.

Para muchas de estas personas el mayor éxito es poder apoyar a su familia, y este vínculo sin duda remueve algo de ti. Que ahorren y ahorren para la familia es muy emocionante. Cuando ves donde viven, los esfuerzos que hacen, que se levantan a las 4 de la mañana… Otra persona diría “hasta luego, me voy”, pero esta gente lo da todo y es admirable. La solidaridad es inherente en muchos de ellos. Si por ejemplo les preguntas qué es para ellos el éxito, muchos te dicen “ayudar a otras personas que tienen las mismas dificultades que yo y ayudar a los pobres.”