Ramana Sake: "Mi padrino era mi confidente. Hubo un tiempo en el que necesitaba escribir sobre cómo era mi vida sin mis padres"

  • Huérfano desde los 12 años, gracias al apadrinamiento se diplomó en Contabilidad. Ahora estudia para traducir las cartas de otros niños y niñas apadrinados.

Ramana Sake es un joven de 25 años recién licenciado en Contabilidad. Su objetivo ahora es aprender español para convertirse en uno de los nuevos traductores de la Fundación Vicente Ferrer (FVF) para su Departamento de Apadrinamiento: “Yo mismo fui un niño apadrinado y ahora quiero implicarme desde el otro lado, porque tanto la ayuda económica como las cartas con mi padrino han sido muy importantes”.

¿Cuál es tu historia familiar?

Mi madre murió cuando yo solo tenía 8 años y mi padre se hizo cargo de mí y de mis otros tres hermanos. Tenía muchos problemas de salud y falleció cuando yo tenía 12 años. Nosotros siempre hemos estado muy ligados a la Fundación. Yo solía ir a sus clases de apoyo escolar y cuando la FVF se enteró del fallecimiento de mis padres gestionaron mi acceso al programa de apadrinamiento, en el que he estado hasta hace apenas un año, cuando terminé la carrera de contabilidad. Mi hermana, estudió en la Escuela Profesional de Idiomas de la FVF y actualmente trabaja en una empresa de Bangalore. Mi hermano mayor es constructor y el otro policía. Como no estoy casado vivo con el mayor y su familia porque no me gusta vivir solo.

¿Cómo has pasado de la contabilidad a la traducción?

Encontrar  trabajo de contable en Anantapur es muy difícil. He estado buscando durante el último año, desde que terminé la universidad, pero no he tenido suerte. Un amigo me comentó que la FVF estaba buscando a gente para su departamento de apadrinamiento y me gustó mucho la idea. Traje mi currículum, hice el examen de admisión y me cogieron. Mi hermana ya me había enseñado algo de español y tengo una base. Aprender español y trabajar como traductor es mi próxima meta.

¿Por qué es importante para ti este trabajo?

Me hace ilusión ser traductor, y más sabiendo que es traduciendo cartas entre niños o niñas apadrinas y sus padrinos y madrinas. Siempre he querido devolverle la oportunidad a la Fundación y hacer algo a cambio del apoyo que me han dado durante toda mi vida, tanto con el apadrinamiento como en su escuela.

¿Cuál es el significado de las cartas en el apadrinamiento?

Para mí las cartas eran muy importantes porque era donde me expresaba, donde compartía mis sentimientos y lo que pensaba. Mi padrino era como mi confidente, le contaba las dificultades de mi día a día. Hubo un tiempo en el que necesitaba escribir sobre mis padres, sobre cómo era mi vida sin ellos. Cuando fui creciendo le daba a conocer a mi padrino aspectos sobre mi salud y mi educación. 

Yo escribía porque quería contar cómo estaba progresando, quería que mi padrino supiera lo importante que era su ayuda y cómo eso se reflejaba en mi vida: en mi educación, en mí día a día, en mi alimentación y hasta en mi forma de vestir. Por ello, actualmente creo que las cartas son de gran ayuda, tanto para el niño o niña apadrinada como para su padrino o madrina. Los niños pueden expresarse, es su vía de escape, su contacto con otro mundo. Y los padrinos o madrinas pueden conocer más de cerca la realidad de la India.

Texto: Bárbara Delgado A.