7 de abril. Día Internacional de la Salud

El 7 de abril de 1948 se fundó la Organización Mundial de la Salud (OMS). Con motivo de su aniversario, cada año en esta fecha se conmemora el Día Mundial de la Salud y se hace campaña en todo el planeta sobre un tema sanitario al que es importante prestar especial atención. En 2016 el tema escogido es la diabetes, una enfermedad crónica en la cual los niveles de azúcar en sangre son excesivamente elevados, lo que tiene consecuencias devastadoras a medio y largo plazo.

Esta patología va en aumento y afecta actualmente a 382 millones de personas en todo el mundo, de las cuales un 17% vive en la India.

Identificación de casos de diabetes


© Nagappa/FVF

La diabetes está asociada a la predisposición genética y a la consanguinidad, pero también al elevado de consumo de hidratos de carbono en detrimento de las proteínas, que es característico de las personas de las comunidades más desfavorecidas, para quienes el arroz es la base de su alimentación. En cambio, las frutas y verduras, así como la carne y el pescado, son alimentos inaccesibles. La Fundación Vicente Ferrer trabaja desde 2009 en un proyecto para sensibilizar a la población sobre la diabetes y sus efectos, identificar a las personas no diagnosticadas y evitar o paliar las consecuencias de la enfermedad. Encuentros en las aldeas, seguimiento en las consultas, o medicamentos a un precio reducido son algunos de las líneas de intervención. El proyecto se lleva a cabo desde los hospitales de Kalyandurg y Kanekal, en el distrito de Anantapur, y hasta la fecha han sido identificadas y tratadas unas 3.000 personas.

Clínicas cerca de casa


© Nagappa/FVF

Pertenecer a una comunidad desfavorecida y vivir en un área rural remota suele complica el acceso al sistema sanitario. Las dificultades se presentan en los desplazamientos, que suponen una inversión de tiempo que les obliga a perder el jornal. La ausencia de seguimiento sanitario puede tener terribles consecuencias debido a que la población no acude al médico hasta que su estado es grave. Para facilitar el acceso a la sanidad, la FVF ha puesto en marcha dieciséis clínicas rurales, que complementan la red de infraestructuras sanitarias públicas en varios puntos de Andhra Pradesh. Las clínicas rurales cuentan con un equipo médico y enfermero que visita a los pacientes y que en algunos casos se desplaza también a los pueblos. Las personas que requieren una atención especializada se derivan a los hospitales de referencia. Hasta 2015, las clínicas rurales de la FVF han asistido a más de 164.000 vecinos de casi 2.700 aldeas.

Mil mujeres para asesorar y sensibilizar


© Pablo Lasaosa/FVF

Lucen un sari verde y un maletín color plata y constituyen una pieza fundamental en el funcionamiento de la red de salud rural. Las trabajadoras sanitarias de la comunidad son mujeres elegidas democráticamente en las aldeas y formadas por la FVF para llevar a cabo tareas de prevención y promoción de la salud. Visitan a sus vecinas y vecinos, les conocen y gozan del respeto y la confianza necesarios para asesorarlos y sensibilizarlos. Les hacen seguimiento en cuestiones de higiene, atención prenatal y salud infantil, así como en el marco de los programas de nutrición y vacunación. También atienden problemas de salud básicos e incluso acompañan a los pacientes a la clínica u hospital más cercano. Sivamma se siente "muy orgullosa" de haber sido elegida por sus vecinos de Mallenipalli, quienes destacan que es muy paciente. Para la FVF, la educación sanitaria es tan importante como el tratamiento.

Profesionales sanitarias sobre el terreno


© Nagappa/FVF

Con sari azul, están a medio camino entre el personal de las clínicas rurales y las trabajadoras sanitarias de la comunidad. Se han formado en hospitales del Gobierno y después han sido contratadas por la FVF. Cada una es responsable del seguimiento de la salud de los habitantes de una veintena de pueblos. Se mueven de aldea en aldea y están capacitadas para realizar pruebas sobre el terreno: medir la tensión, el peso, hacer análisis de sangre, de orina y tests de embarazo. A su vez, recetan medicamentos para paliar enfermedades menores, supervisan el trabajo de las trabajadoras sanitarias de la comunidad, preparan los programas de sensibilización y proporcionan huevos para los programas de nutrición. Aunque sus conocimientos son amplios, deben remitir los casos complicados a los hospitales cercanos de la Fundación. Se las define como trabajadoras sanitarias para la promoción de la salud rural y a día de hoy ya son casi ochenta.

Hospitales generales


© Ramon Serrano/FVF

Hay problemas de salud que las clínicas rurales no pueden solucionar, y a menudo los hospitales públicos a los que podrían acudir las personas de las comunidades más desfavorecidas continúan quedando lejos o no cuentan con suficientes profesionales para asistir a toda la población. La FVF ha trabajado intensamente en colaboración con el Gobierno para cubrir esta necesidad y a día de hoy cuenta con tres hospitales generales que cubren todo el distrito de Anantapur: Bathalapalli, Kanekal y Kalyandurg. En total, suman más de medio millar de camas y todos disponen de consultas, urgencias, quirófanos, laboratorios y salas de partos. El Hospital General de Bathalapalli, que funciona desde diciembre de 2000, es el de mayor magnitud y en un día puede llegar a atender a más de 700 personas. Sushilama se encontraba muy mal de las rodillas y un sobrino le habló de este centro. Decidió consultar y finalmente los médicos decidieron intervenirla quirúrgicamente: "Tras las operaciones que me han realizado ahora puedo comenzar a caminar de nuevo", cuenta.

Referentes en VIH


© Ramon Serrano/FVF

Por su envergadura, el Hospital General de Bathalapalli cuenta con varios servicios especializados. Por ejemplo, alberga la Unidad de Enfermedades Infecciosas de la Fundación, que ha sido reconocido por el Gobierno como uno de los centros de referencia para el tratamiento del VIH con medicamentos antirretrovirales sufragados por el sistema público. Esta Unidad trabaja de forma coordinada con la red de salud rural para concienciar a la población sobre el virus, ayudar a las personas infectadas a seguir adecuadamente su tratamiento y evitar la transmisión desde las mujeres embarazadas a sus bebés. Contar con este recurso es importante, pues el VIH afecta a unas 30.000 personas sólo en el distrito de Anantapur y es un estigma añadido para quienes pertenecen a las comunidades más desfavorecidas. La tuberculosis es otra de las enfermedades en las que concentra sus esfuerzos. En la India una de cada cuatro personas están infectadas y, de las que acaban enfermando, un 40% mueren por desatención médica. En año 2014-2015 el Departamento de Enfermedades Infecciosas de la Fundación atendió a más de 4.600 personas con tuberculosis y/o VIH.

Futuras madres bien controladas


© Nagappa/FVF

No es extraño que las mujeres gestantes de comunidades desfavorecidas tengan una mala nutrición, sean muy jóvenes, dejen pasar poco tiempo entre sus embarazos y den a luz en casa. Estas son causas directas del alto índice de mortalidad materno-infantil que registra la India. Reducir esta mortalidad es la misión principal de los servicios de Ginecología de los hospitales de la Fundación desde hace quince años. Para ello es necesario que las mujeres acudan a hacerse revisiones periódicas tan pronto como saben que están embarazadas, y en este caso la tarea de concienciación en las aldeas vuelve a ser básica. Salima fue al Hospital de Bathalapalli después del primer retraso: "Se trata de un nuevo tipo de paciente, un nuevo tipo de madre. Antes las mujeres no venían al hospital hasta al menos el quinto mes de embarazo, cuando sentían dolores", afirma la doctora Jyothi Suchitra, jefa de Ginecología del Hospital General de Bathalapalli.

Objetivo: reducir la mortalidad infantil


© Jesús Gutiérrez/FVF

Muy ligada a la salud y la situación económica de las madres está la de sus hijos. En la India, según datos del Banco Mundial, un 5% de neonatos morirán antes de cumplir los cinco años. Más allá de las enfermedades relacionadas con la climatología, como la malaria o el dengue, el hambre es la principal causa de estas muertes. "Cuando la alimentación es insuficiente el sistema inmunitario no funciona de manera óptima", explica el doctor Raghuvamsi, director de la Unidad de Pediatría y de la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátrica del Hospital de Bathalapalli. Este Departamento, inaugurado en agosto de 2010, cuenta con más de 80 camas de ingreso y es el más especializado del distrito de Anantapur. También los hospitales de Kanekal y Kalyandurg disponen de servicios pediátricos. Todos ellos luchan por reducir la mortalidad de los niños y niñas enfermos y tienen una actividad muy alta. En paralelo, hay otra tarea básica de concienciación para evitar que los más pequeños contraigan dolencias que se lleva a cabo desde la red de salud rural: "Si educas a una generación, la siguiente también estará educada", insiste Raghuvamsi.

Salud bucal: curar y educar


© Nagappa/FVF

En la India rural son muy frecuentes los problemas bucales, como caries, caídas de dientes a consecuencia de enfermedades de los tejidos que los sostienen, o dientes amarillos debido al exceso de flúor en el agua. "Cuando los pacientes llegan a la consulta, veo una y otra vez dentaduras sin cuidar. Son muy pocos los que están concienciados sobre la importancia de unos buenos hábitos bucales", explica Kiran Kumar, uno de los dentistas de la FVF. Kumar forma parte del servicio de Odontología que comparten los hospitales de Kanekal y Bathalapalli, un servicio que también se desplaza a las aldeas para realizar diagnósticos a las personas con menos recursos y que realiza campañas en los colegios. Este joven dentista trata cada día en el hospital a entre 15 y 20 pacientes, pero el número está aumentando. Su experiencia le demuestra que es importante centrar los esfuerzos en la educación y la prevención: "La falta de concienciación es nuestro mayor problema y las supersticiones dificultan este proceso. Siempre explico a los pacientes que no existe relación científicamente probada entre sus supersticiones y la realidad, pero es un cambio de mentalidad que llegará poco a poco".