Anantapur, donde el balón da vida pero Cristiano y Messi no son dioses