Blog

Idoya López Tolosa
06.04.2016
La Fundación

De los 382 millones de diabéticos en el mundo, 65 millones están en India, siendo Andrah Pradesh una de  las regiones con las tasas más elevadas.  No es extraño que las comunidades científicas nombraran a India capital mundial de la diabetes del siglo XXI. Este número va ascendiendo progresivamente, sobre todo en los países con ingresos bajos, ya que si bien antes la diabetes se consideraba una enfermedad de ricos, hoy en día afecta a países en desarrollo. La pobreza aumenta la exposición a la malnutrición y a la obesidad incrementando así el riesgo de diabetes futura en la población general. Un pez que se muerde la cola…

El cribaje de la diabetes se inició yendo personalmente a las aldeas. En el año 2009, Josep María Garrido,  médico de familia y diabetólogo catalán, junto a Rangaiah, médico del Hospital del Kanekal de la Fundación Vicente Ferrer (FVF), recorrieron muchos municipios de los alrededores de Kalyandurg y Kanekal para darse a conocer y ofrecer los servicios del hospital a diabéticos y familiares.  Daban charlas informativas en escuelas y templos sobre diferentes aspectos de la enfermedad, como por ejemplo, sobre la importancia del uso del calzado para luchar contra la plaga del pie diabético.

Su intención era identificar el mayor número de diabéticos posible y poner en marcha las medidas para retrasar o evitar la aparición de las devastadoras consecuencias de la diabetes. A día de hoy, gracias al esfuerzo realizado, cada vez son más las personas que se acercan a nuestras consultas para saber si padecen la enfermedad y empezar a tratarla cuanto antes.

Chandrasekhar Naidu
31.03.2016
La Fundación

Una de las transformaciones más impactantes que hemos vivido en Anantapur en los últimos 50 años ha sido en el campo educativo. En 1969, cuando la Fundación Vicente Ferrer (FVF) comenzó a trabajar con las comunidades más vulnerables de la India, solo uno de cada diez niños llegaba a matricularse en la escuela. La gran mayoría acababa abandonado los estudios durante los primeros cinco años de escolarización para trabajar y contribuir en el sustento de sus familias. Tenían la arraigada creencia que la educación no era para ellos, que era un derecho ajeno, accesible solo para las personas de los estratos más altos de la sociedad.

Es por eso que la educación se convirtió en uno de los ejes principales de intervención de la FVF. El primer objetivo fue garantizar la matriculación de todas las niñas y niños en las escuelas del Gobierno. Sin embargo, pronto se identificaron problemas paralelos que frenaban el avance académico del alumnado. Clases sobrecargadas, escasa atención por parte del profesorado y un entorno familiar con altos índices de analfabetismo eran otras de las causas del alto abandono escolar.

La necesidad de organizar clases de refuerzo era imperante y, a falta de maestros, la Fundación propuso a la gente de las aldeas que escogieran a una persona de su comunidad que hubiera ido a la escuela o hubiera estado escolarizada algunos años para que trabajara como docente. Así, el nuevo profesorado rural estaba formada por costureras, propietarios de tiendas... que ejercían de profesores como un trabajo de media jornada. El éxito de las escuelas de refuerzo empezó a ser evidente. Se incrementó el número de matriculaciones, así como en el número de alumnas y alumnos que completaban la educación primaria, y muchos de ellos conseguían entrar en escuelas residenciales del gobierno para estudiar secundaria.

Clara Sánchez
30.03.2016
La Fundación

"One child, one teacher, one book, and one pen can change the world"
Malala Yousafzai, Premio Nobel de la Paz 2014

Actualmente, unos meses después de cumplirse la fecha de vencimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) aprobados por Naciones Unidas en el año 2000 y tras reflexionar, considero que los ODM han recorrido un camino de luces y sombras. Por un lado, las metas definidas en los ODM han servido para que la comunidad internacional se comprometa conjuntamente en la lucha contra la pobreza y el hambre; sin embargo, también han sufrido grandes fracasos a la hora de de construir una alianza global para el desarrollo. Los resultados obtenidos han sido claramente insuficientes por diversos motivos, como la falta de voluntad política, debido a los recortes en la ayuda o como resultado del grave impacto de la crisis financiera en la pobreza.

En materia de educación, los ODM definían como objetivo número dos “Lograr la enseñanza pública universal”. Según la UNESCO queda mucho por hacer: y es que todavía hay 58 millones de niños y niñas sin escolarizar en el mundo y otros 100 millones no terminan la enseñanza primaria. La desigualdad en la educación ha aumentado en los últimos años, y los colectivos más pobres y desfavorecidos cargan con las peores consecuencias. Además, la educación sigue estando insuficientemente financiada.1. En definitiva, a fecha de hoy, la igualdad de oportunidades continúa siendo un gran desafío.

Rosa Maria Calaf
07.03.2016
La Fundación

Mis primeros recuerdos de la India datan de cuando yo tenía unos siete años... no provienen de apasionantes libros de aventura  ni de sugestivas imágenes de cine sino de los relatos de mi abuelo. Empresario y viajero visitó aquellas tierras allá por 1915. Décadas después, no me contaba cuentos exóticos sino vidas reales. Supo inocularme la curiosidad y el interés por lo diferente, sembró en mí la necesidad de conocer para comprender.

Y, la India ha ido conmigo como expresión de los injustificados contrastes e intolerables desigualdades que vive la humanidad pese al supuesto progreso y a la era de la información. Con sus recursos de poder duro: arma nuclear, misiles y programa espacial; y los de poder blando: democracia, vibrante popular transnacional y valiosa diáspora. Con sus fragilidades económicas, sociales y educativas. 

Nunca olvidé - y tengo todavía- las cartas que, tras unas devastadoras inundaciones en Kerala, le envió a mi abuelo un amigo indio: con ellas aprendí, a temprana edad, que no todos somos iguales ni tan siquiera ante la lluvia.

Nunca olvidé las cartas que un amigo indio envió a mi abuelo: con ellas aprendí, a temprana edad, que no todos somos iguales, ni tan siquiera ante la lluvia

Asimismo, que  hay muchos mundos, pero, que están en este y que todos  somos responsables de sus problemas. Y, por supuesto, de sus soluciones. Por eso, hay que saber  y hay que actuar.  De ahí,  la importancia, de luchas  como la de  Vicente Ferrer  para sensibilizar y pasar a la acción. De ahí, la obligación para los medios de comunicación de transmitir un mensaje veraz y  ser herramienta de cambio.

Moncho Ferrer
07.03.2016
Familia Ferrer

La violencia contra las mujeres debería representar una de las mayores vergüenzas para los hombres. Es el síntoma de una sociedad que sigue siendo patriarcal, una pandemia que no tiene fronteras y que hay que abordar de manera transversal para conseguir su completa erradicación. Y desgraciadamente, hemos de reconocer como sociedad, que estamos todavía lejos de consolidar dicho objetivo. Solo juntando fuerzas podemos ir transformando poco a poco las políticas, la conciencia colectiva y la opinión pública en general.

La lucha contra las agresiones a la mujer es una prioridad para la Fundación Vicente Ferrer, y por eso, involucramos a todos nuestros sectores de trabajo en esta causa. Las leyes de la India protegen a la mujer con normativas ajustadas para proteger sus derechos. Estos problemas son, entre otros, los abortos selectivos, los matrimonios infantiles, la violencia por dote, las agresiones sexuales.

Ana Pastor
07.03.2016
La Fundación

Bajaba la mirada mientras se iba acercando al grupo. Te recibía con una tímida sonrisa. Cruzaba y descruzaba los brazos y se recolocaba la falda mientras saludaba. Chendarakala es una mujer menuda que intenta pasar desapercibida en cada gesto. Habla muy bajito y da la sensación de que sólo toma la palabra cuando tiene algo que decir. Durante mucho tiempo vivió en el silencio casi total a pesar de que su historia merecía ser contada. Durante mucho tiempo vivió en el silencio de una familia que la castigó por ser mujer. Un padre que la repudió y unos hermanos para los que sólo existía si podían obtener de ella algún beneficio. Eso ocurrió hace más de diez años.

“Hoy es la piedra angular de su familia. Gracias a ella la dignidad ha subido unos cuantos escalones”

Maria Valles
18.02.2016
La Fundación

Resultaría imposible sobrevivir a un naufragio si parte de la tripulación rema contracorriente o no tuviera fuerzas para hacerlo. Así es como yo interpreto la Justicia Social. El mundo naufraga si no permitimos que  nuestros semejantes avancen. Percibo una cierta institucionalización del egocentrismo, los referentes que parecen inculcarnos nos han convertido en personas excesivamente materialistas. El consumismo y sus tentaciones están sustituyendo al pensamiento. Nos estamos olvidando de pensar. Y solo a través del criterio ético y filosófico que acompaña al pensamiento recuperaremos las inquietudes humanitarias y la empatía necesaria para ser justos.

"El consumismo y sus tentaciones están sustituyendo al pensamiento. Nos estamos olvidando de pensar"

La Justicia Social no es un invento reciente de organismos internacionales, es nuestra perspectiva individual sobre la colectividad. Es algo que va más allá del compromiso político, es una cuestión de equilibrio, de prevalencia de los valores humanos frente a los individuales. La pobreza es injusta, la desigualdad entre hombres y mujeres es intolerable, que una niña o un niño no puedan ir a la escuela es inadmisible.

Nuestro proyecto de lucha contra la pobreza trata de contribuir a paliar estos y otros desequilibrios que alejan a una buena parte de la población de la justicia social. Trabajamos junto a personas discriminadas, seres humanos oprimidos por estigmas sociales y económicos. Combatir esta desigualdad es un reto tan complejo como inspirador porque pone a prueba nuestro lado más humano.

Anna Ferrer
25.01.2016
Familia Ferrer

Transformar la sociedad es una inquietud inherente a todo ser humano. Nuestro primer impulso, diría que innato, es ayudar al prójimo cuando este se encuentra en una situación de desventaja respecto a los demás. Antes conocíamos las desigualdades en otros rincones del planeta de manera tangencial, sobre todo a través de misioneros y, en menor medida, aventureros escritores y periodistas. Siempre ha existido vocación de ayudar, aunque el fenómeno social de las ONG’s tenga apenas 60 años.

Desde entonces, y gracias a la solidaridad de tantas personas, las organizaciones sociales nos hemos convertido en equipos con vocación y capacidad, canalizamos racionalmente las ayudas a través de diagnósticos y tratamientos hechos a medida de las necesidades, en nuestro caso, involucrando desde el primer momento a las personas a las que destinamos este apoyo.

Páginas

Suscribirse a

"Desde la Fundación Vicente Ferrer siempre hemos notado vuestra cercanía, pero queremos aproximarnos todavía más. Por eso ponemos en marcha una sección de blogs para trasladar directamente nuestros mensajes, nuestros proyectos, contar a la sociedad lo que hemos hecho desde hace 45 años y los retos que quedan por abordar. Queremos, fomentar en las nuevas generaciones el espíritu de la solidaridad, contribuir a expandir su mirada, en ocasiones condicionada por las constantes  propuestas consumistas y por un cierto conformismo social."

Anna Ferrer

Autores

Ana Pastor
Reconocida periodista que destaca por su compromiso social.
Rosa Maria Calaf
Rosa María Calaf Solé es una periodista española y antigua corresponsal de RTVE
Moncho Ferrer
Director de Programas de la Fundación Vicente Ferrer
Jordi Folgado
Director general de la Fundación Vicente Ferrer
Anna Ferrer
Presidenta de la Fundación Vicente Ferrer.
Maria Valles
Ex Directora de Gestión Externa en la Fundación Vicente Ferrer.