500 kilómetros a pie. La terrible situación de las personas migrantes

• La Fundación ayuda a 26 personas que llegaron agotadas hasta sus puertas en plena noche
Compartir:

Un grupo de 26 personas, entre ellos seis mujeres y un niño de unos cinco años, se presentaron la pasada noche del 12 de mayo en la sede de la Fundación Vicente Ferrer en Anantapur. Habían atravesado un largo periplo de 500 kilómetros desde Hassan, donde trabajaban como jornaleros de la construcción. Se dirigían a distintos destinos: unos al norte de Andhra Pradesh, y otros a chhattisgarh y odisha, donde residen y donde les esperan sus familiares. El personal de la Fundación encargado de recibirles destacó que “estaban completamente agotados”. “Mientras caminábamos por la carretera un hombre se nos acercó y, viendo en estado en que estábamos, nos habló de RDT (Rural Develpment Trust, nombre que recibe la organización en la zona), y decidimos intentar llegar hasta aquí”, cuenta Nagamani de 18 años.

Comida, aseo y test de coronavirus

Nada más llegar al campus de la Fundación recibieron un lugar para dormir, asearse y comer. Al día siguiente se les realizó el test del coronavirus con resultado negativo para todos. La Fundación les facilitó también un transporte “porque lo único que querían es llegar sanos y salvos a sus casas” afirma Visha Ferrer, responsable de la atención a los migrantes en esta emergencia.

Todos ellos viajaron con un certificado médico expedido por la oficina municipal de Salud y un permiso para continuar su viaje. La Fundación les proporcionó raciones de comida suficientes hasta llegar a sus casas.

El decreto de cuarentena declarado en la India el pasado 25 de marzo sorprendió a millones de trabajadores fuera de sus casas, desplazados por motivos económicos que se quedaban repentinamente sin trabajo y que no consiguieron llegar a sus viviendas. Se calcula que 40 millones de personas están desplazadas internamente, pendientes de llegar a su hogar.

La Fundación atiende cada día a 10.000 familias que están en esta situación, alojadas en campamentos o centros públicos, proporcionándoles dos comidas diarias hasta que puedan regresar a sus hogares.

Ayúdanos a paliar el impacto de la pandemia en una zona con un alto índice de pobreza. Colabora clicando aquí