Anna Ferrer ingresada con síntomas leves por coronavirus en el Hospital de Bathalapalli

El distrito de Anantapur está registrando más de 700 nuevos casos diarios

Compartir:

Anna Ferrer, presidenta de la Fundación Vicente Ferrer (FVF), ingresó ayer 27 de julio con síntomas leves por coronavirus en el Hospital de Bathalapalli. 

Según el equipo médico que la atiende, Anna Ferrer, de 73 años de edad, presentaba en el momento del ingreso síntomas leves de la infección y han decidido ingresarla para hacer un seguimiento de su evolución. Jordi Folgado Ferrer, director general de la FVF en España, ha manifestado que “se trata de un ingreso preventivo para controlar los síntomas, estamos en contacto directo con el personal sanitario que trabaja en el hospital”.

El Hospital de Bathalapalli de la FVF fue designado por las autoridades sanitarias del estado como centro de referencia para pacientes de COVID-19 desde el mes de abril. En las últimas semanas, y tras el desconfinamiento inicial de la población, los casos de contagio crecen día a día. Anantapur es actualmente el distrito con más casos de COVID-19 del estado indio de Andhra Pradesh, que suma más de 700 nuevos casos en las últimas 24 horas. 

El Hospital de Bathalapalli aumentó recientemente su capacidad hasta alcanzar las 360 camas precisamente para dar respuesta a este incremento de casos. “Mi madre se encuentra bien y está recibiendo la mejor asistencia posible por parte de un equipo médico comprometido y con experiencia” ha explicado Moncho Ferrer, director de Programas.

La India es ya el tercer país más afectado por la pandemia de la COVID-19, solo superado por Estados Unidos y Brasil. Tras arrasar en la capital, Nueva Delhi, y el centro financiero, Mumbai, el coronavirus ahora se está propagando hacia las zonas rurales del país.  

Esta semana el número de casos en el país asiático ha alcanzado los 1,4 millones de contagios y más de 32.000 personas fallecidas. Las zonas rurales están registrando un crecimiento significativo, provocado también por la ocultación de la enfermedad de algunos pacientes para no ser estigmatizados. En el lado más positivo de la crisis sanitaria está el aumento de casos recuperados, hasta ahora más de 920.000 y una de las tasas de mortalidad más bajas del mundo.