fbpx Bathalapalli registra menos ingresos por covid-19, pero no baja la guardia ante una anunciada tercera ola

Bathalapalli registra menos ingresos por covid-19, pero no baja la guardia ante una anunciada tercera ola

• El hospital registra 10 ingresos al día en estos momentos, con la tranquilidad de disponer de un generador propio para garantizar el oxígeno a sus pacientes
Roberto Rodríguez
Compartir:

La India llegó a registrar más de 400.000 casos diarios y 4.000 muertes diarias durante el mes de mayo debido a la falta de oxígeno. En un primer momento el impacto fue mayor en zonas urbanas, pero a principios de junio se disparó en zonas rurales donde el acceso a los diferentes centros médicos ya es en situaciones normales todo un desafío. Durante el momento más álgido de la segunda ola en el distrito de Anantapur, el Hospital de Bahalapalli de la Fundación llegó a recibir más de 200 personas diariamente en la zona de tiraje. El hospital tenía ocupadas las 307 camas que se habilitaron, y la mayoría de casos requerían apoyo constante de oxígeno.

Sin embargo, en los últimos días, el número de personas que llegan a la zona de tiraje del Hospital de Bathalapalli se ha reducido de manera perceptible. De media 10 pacientes  ingresan diariamente, de los cuales solo 1 o 2 muestran  niveles de saturación por debajo de 95%. Además, durante la última semana han recibido el alta más de 20 pacientes por día, dejando el hospital al 60 % de su capacidad.

“Me gustaría pensar que los casos se reducirán cada vez más y que en un mes aproximadamente podremos retomar los servicios generales que ofrece el hospital”, apunta el doctor Praveen, director del Hospital de la FVF en Bathalapalli.

Ahora, uno  de los retos que tiene el hospital en las próximas semanas es por un lado prepararse para retomar los servicios regulares al tiempo que se preparar para una supuesta tercera ola. “No sabemos cuándo va a llegar, ni con que intensidad”, confiesa Praveen, quien desea que no llegue con la misma velocidad y fuerza que la última. “La segunda ola nos golpeo muy fuerte, ha sido muy dura. Nosotros estábamos preparados, teníamos todo el material necesario, el equipo médico formado, la experiencia de la primera ola… Pero lo que no esperábamos era una necesidad tan vital de oxígeno”, afirma.

Con deseos de una ola menos devastadora, los profesionales médicos del hospital cuidan los pacientes que siguen ingresados en el hospital a la vez que se empiezan a organizar para restablecer los servicios sanitarios regulares y  hacer frente a  la tercera ola. La adquisición de más recursos materiales y humanos para afrontar lo que pueda venir ya está en marcha, además de la renovación de un antiguo edificio en el mismo campus  que permitirá habilitar 25 nuevas camas con oxígeno y la adquisición de varios generadores de oxígeno, uno de los cuales ya está en marcha

“Hay rumores que dicen que la próxima ola puede afectar de manera más agresiva a los niños, y aunque no hay ningún estudio que lo demuestre, con el Departamento de Pediatría hemos empezado organizarnos para disponer de los medicamentos y recursos necesarios para tratar a menores, si fuera necesario”, explica el director del hospital. Los esfuerzos se concentran en evitar que una nueva crisis pueda desbordar el hospital y garantizar así que este pueda seguir ofreciendo el mejor servicio posible a todas las personas que lo requieran y apoyando a las autoridades locales.

“Debo admitir que me aterroriza pensar en una tercera ola”, admite Praveen. El equipo de profesionales del Hospital de Bathalapalli trabajó sin descanso durante más de 6 meses en la primera ola; y en la segunda, que llegó como un tsunami, tuvieron que hacer frente a una crisis nacional de oxígeno y a un hospital al 100% de su capacidad. “Todos necesitamos un descanso, si no esta situación va a afectar fuertemente nuestra salud mental”, declara Praveen, mientras explica que nadie puede saber qué va a pasar, pero desea que los contagios vayan perdiendo fuerza a medida que la gente vaya vacunándose.

Texto: Núria Navarro

Foto: Roberto Rodríguez