Cinco iniciativas imparables durante la pandemia

El confinamiento y la expansión de la COVID-19 ha agravado la situación de vulnerabilidad de ciertos colectivos. Equipos de la FVF han continuado en activo a pesar del confinamiento para no dejar a nadie atrás.
Compartir:

La COVID-19 ha obligado a una reestructuración constante de recursos materiales y humanos para dar respuesta a la actual emergencia sanitaria. Desde el mes de marzo, la Fundación Vicente Ferrer ha volcado todos sus esfuerzos en prevenir y contener la expansión de la enfermedad en Andhra Pradesh y Telangana y hacer frente a barreras como el analfabetismo o la estigmatización por COVID-19 que ponen en riesgo a la población rural.

La fabricación y distribución de mascarillas, la sensibilización sobre las medidas de prevención y el reparto de alimentos fueron al inicio de la pandemia acciones prioritarias. Ahora la atención médica en nuestros hospitales y en las aldeas por COVID y otras enfermedes centran nuestra actuación. Sin embargo, en los últimos meses, diversas acciones y proyectos han continuado en activo a pesar de las restricciones de movimiento y otras se han reactivado recientemente para prestar un servicio esencial.

Estas son cinco de ellas:

1. Acogida de alumnado: Actualmente, hay diez niñas y niños que residen en el campus de la Fundación. Son estudiantes de las escuelas inclusivas que, por diferentes motivos, no pudieron regresar con sus familias cuando se decretó el confinamiento y, hasta la fecha, están siendo atendidos y cuidados por el personal de acogida.

2. Talleres ortopédicos móviles: Un equipo se encarga de recorrer las diferentes aldeas para identificar a personas que necesitan prótesis, brindar la atención médica necesaria in situ y cribar los casos que requieren cirugía.

3. Sanghams: Actualmente, un 75% de los sanghams, las asociaciones de mujeres, han retomado la actividad con reuniones limitadas a 10 personas y siguiendo los protocolos de seguridad. Se están realizando formaciones en línea para ampliar el equipo de consejeras y poder hacer frente a las consecuencias de la pandemia.

4. Atención psiquiátrica: El confinamiento ha supuesto una interrupción en el tratamiento psiquiátrico de pacientes, ante la imposibilidad de acceder a ciertas medicinas. Un equipo se encarga de realizar el seguimiento por teléfono y coordinar el envío a domicilio de la medicación.

5. Atención a mujeres viudas y abandonadas: El paquete nutricional que se entrega a este colectivo, uno de los más discriminados en la India rural y ahora también de los más afectados por la pandemia, incluye pastillas de jabón y se aprovecha la entrega para sensibilizar sobre las medidas de prevención, realizar pruebas de anemia y administrar medicación a quienes lo requieran.