fbpx Coraje frente al miedo: un camino hacia la alfabetización

Coraje frente al miedo: un camino hacia la alfabetización

Compartir:

“Ahora sé leer y puedo escribir sobre mi pueblo y mi familia”, declara Mariyamma con media sonrisa y un brillo en los ojos que delata el orgullo que siente al pronunciar en voz alta esas palabras. Desde agosto del 2019, ella y otras mujeres de ocho pueblos de la región de Adoni, participan en un proyecto piloto de alfabetización para personas adultas, especialmente mujeres. Este proyecto se enmarca dentro de las actividades llevadas a cabo dentro del programa de Bibliobús que recorren pueblos del distrito de Kurnool.

“Leer el periódico me permite saber qué está pasando en el mundo”, explica Mariyamma, dejando claro que la educación de las mujeres es esencial para hacer frente a las desigualdades que sufren día a día. “Si las mujeres sabemos escribir y leer ya no tenemos que depender de nadie, somos autosuficientes”, afirma con fortaleza. Sudha, quien también acude a las clases de alfabetización para adultos desde hace un año, asiente con firmeza y añade que “la educación de las mujeres es el primer paso para conseguir su independencia”. Todas ellas lo tienen claro, desde que han empezado las clases se sienten más seguras y ya no tienen miedo a nada. Ahora son capaces de cualquier cosa.

“Yo, como muchas otras, nunca tuve la oportunidad de ir al colegio” explica Mariyamma.  A los 7 años empezó a trabajar en el campo. Desde entonces, recolectar algodón y quitar las malas hierbas se ha convertido en su única posibilidad para ganar un jornal. “Recuerdo que cuando veía a otros niños y niñas del pueblo ir al colegio le suplicaba a mi padre que me dejara ir”, confiesa.  Sudha y tres de sus hermanas tampoco recibieron ningún tipo de educación académica, la familia no tenía suficientes recursos económicos. Y como ellas, miles. Según los datos publicados en el Censo de India (2011), Kurnool es el segundo distrito del estado de Andhra Pradesh con mayores cifras de analfabetismo – más del 60% de la población –, con una brecha de género del 21%.  

Mujer Alfabetización



“Cuando la Fundación llegó a nuestro pueblo y nos ofreció la posibilidad de poder estudiar por primera vez, me sentí ilusionada. Pensé que por fin había llegado la oportunidad que nunca tuve”, explica Mariyamma. El proyecto de alfabetización tiene como objetivo principal enseñar a leer y escribir a través del método Montessori, dos acciones que se convierten en un agente transformador tanto para las propias mujeres, como para sus familias y la comunidad.  El acceso a la educación trae consigo la inclusión y participación activa en la vida social, política y cultural del país de su ciudadanía. “Antes coger el autobús o ir al mercado y asegurarme que el cambio era correcto me aterraba. Ahora ya no tengo miedo, voy donde quiero y no dependo de nadie”, explica Mariyamma.

“Fue difícil, un gran reto, pero tenía tantas ganas de aprender que no me desmotivaba. Desde que era pequeña soñaba con saber leer y estaba dispuesta a esforzarme todo lo que fuera necesario para conseguirlo”, confiesa con convicción Mariyamma. Toda su familia se volcó en el proceso, en especial su hija mayor. “Que mi hija de 7 años me anime y ayude a leer me hace feliz. Yo a su edad empecé a trabajar en el campo, pero ella ahora puede ir al colegio y tener una buena educación”, confiesa.

Mujer Alfabetización 2

Mariyamma y su hija mayor, Meghana, leen juntas cada noche. Se complementan: Mariyamma, con 26 años, transmite a su primera hija, desde su experiencia, la importancia de tener una educación para imaginar un futuro diferente al que ella tuvo. Y Meghana, desde la inocencia, le sugiere a su madre con gran convencimiento leer cuentos a diario, para seguir aprendiendo y mejorando. Cada una ofrece aquello que tiene, y juntas recorren el camino hacia la alfabetización: un viaje de oportunidades. 

“A todas la mujeres que tengan la posibilidad de estudiar les diría que la edad no importa, que nunca es demasiado tarde”, aclama Mariyamma. “Yo nunca me he sentido mejor. Ahora no le temo a nada”, añade Sudha. Y Bujjamma, bibliotecaria y responsable de las sesiones de alfabetización en la aldea de Yerigeri, añade que  “para ella es un orgullo ofrecer las herramientas que necesitan todas las mujeres para sentirse más valientes”. Y ellas le agradecen de corazón todas las puertas que se han abierto ante ellas a través de sus clases.