De niña apadrinada a primera línea de la pandemia

Bharathi es enfermera y trabaja en el Hospital de Bathalapalli tratando a pacientes semicríticos de COVID-19
Compartir:

Bharathi fue apadrinada de pequeña y estudió en la Escuela de Enfermería de la Fundación Vicente Ferrer con vocación de ayudar a los demás. Antes de la pandemia, trabajaba en la UCI de Bathalapalli. Desde abril, se encarga de los casos semicríticos de COVID-19 en el Hospital de Bathalapalli y su labor es hoy más esencial que nunca.

A pesar de las largas e interminables jornadas, lo más complicado para Bharathi es estar lejos de su familia, a quienes no ve desde febrero. “Mi madre me llama todos los días al finalizar el turno y me pregunta: ¿No tienes miedo? ¿Por qué no vuelves a casa? Me entristece estar lejos de ellos, pero soy enfermera, sé que estoy donde debo”, explica.

Las ganas de reencontrarse con su familia dan fuerzas a Bharathi para enfrentarse al día a día en el hospital. “Sueño con el día en que todo esto habrá acabado y estaré de nuevo en casa de mis padres”, reconoce.