Diversos ayuntamientos catalanes colaboran para dotar de una vivienda segura a 56 familias

Compartir:

En este año marcado por la pandemia y el confinamiento de la población se ha puesto más de manifiesto que nunca la necesidad de contar con un hogar seguro, en condiciones de habitabilidad y con acceso al saneamiento, para las comunidades más empobrecidas del sur de la India.

El confinamiento domiciliario es complejo para cualquier persona, pero aún lo es más para aquellas que no disponen de una vivienda o de un espacio apropiado para vivir una cuarentena sin hacinamiento. Siempre que las condiciones sanitarias y la normativa lo han permitido, la Fundación Vicente Ferrer ha seguido adelante con algunos de sus proyectos, como en el caso del Programa de Viviendas.

Los ayuntamientos de Terrassa, Girona, Sant Boi de Llobregat, Sant Feliu de Llobregat, Manresa, Santa Perpètua de Mogoda, El Prat de Llobregat y de Palafrugell, se han sumado al reto de garantizar el derecho a una vivienda digna con saneamiento y han colaborado con la financiación del proyecto. Además de la construcción de las viviendas por las propias familias destinatarias, el proyecto también incluye la realización de talleres de sensibilización sobre higiene y saneamiento. Este año  también se ha informado y concienciado acerca de las medidas para prevenir y frenar el contagio de la COVID-19.

Con la colaboración de los consistorios catalanes, 56 familias de la comunidad rural de H.R Palyam, en Madakasira, contarán a medianos del 2021 con un hogar en el que vivir dignamente y poder protegerse mejor ante amenazas como la de la pandemia del coronavirus.