El futuro de miles de niños y niñas está en riesgo

• Los confinamientos han interrumpido su educación, lo que podría provocar un aumento del trabajo infantil y los matrimonios precoces.
Compartir:

En la India, 280 millones de menores vieron interrumpida su educación a raíz de las sucesivas declaraciones de confinamiento. Solo uno de cada cuatro tuvo acceso a dispositivos móviles. El resto detuvo su aprendizaje. El abandono escolar ha colocado a muchos menores en el mercado laboral para apoyar económicamente a sus progenitores, un camino que puede que no tenga vuelta atrás. “Por ello, es imprescindible devolverles al circuito educativo si no queremos reducir sus oportunidades de futuro y sus aldeas perpetúen el ciclo de pobreza”, asegura Moncho Ferrer, director de la Fundación Vicente Ferrer.  

Las autoridades reconocen que tienen dificultades a la hora de convencer a sus familias, que están viviendo una situación económica extremadamente precaria, de que apuesten por escolarizar a sus hijos e hijas. Además, advierten de que podrían dispararse los matrimonios tempranos, una práctica contra la que lucha el gobierno indio a través de la sensibilización y la educación de las niñas y que se había ido reduciendo significativamente en los últimos años. 

Moncho Ferrer: "Si la educación se ve perjudicada, también lo hace la prosperidad mundial, porque la educación es la llave para el desarrollo y el progreso, el motor de transformación individual y colectivo”

La Fundación Vicente Ferrer se ha convertido en un aliado del Gobierno de la India para detectar e implementar proyectos de desarrollo en zonas rurales del país y en esta ocasión trabajan de manera coordinada para apoyar la reinserción escolar de los menores en riesgo tras el batacazo económico que ha representado la crisis sanitaria de la COVID. 
La Fundación, que atendió en sus hospitales a cerca de 10.000 personas durante las dos olas de covid de la India, nunca dejó de lado su programa educativo, facilitando más de 653 dispositivos móviles (tablets) para que los niños y niñas siguieran conectados a la educación reglada.  

El Banco Mundial asegura que tras la crisis sanitaria, la pandemia deja la mayor recesión económica desde la Segunda Guerra Mundial, que afectará en mayor medida a las comunidades empobrecidas. “Si la educación se ve perjudicada, se ve perjudicada toda la prosperidad mundial, porque la educación es la llave para el desarrollo y el progreso, el motor de transformación individual y colectivo”, concluye Moncho Ferrer. 

La Fundación Vicente Ferrer ha lanzado la campaña ‘Se Buscan amigos invisibles’ para “evitar poner en riesgo el futuro de toda una generación de niños y niñas de la India que se han visto obligados a abandonar las escuelas como consecuencia de los cierres escolares durante la pandemia”, afirma Moncho Ferrer, La campaña, que se mantendrá hasta pasadas las fiestas navideñas, se centra en la búsqueda de personas anónimas que este año cambien el tradicional regalo del amigo invisible por el apadrinamiento de 3.000 menores en situación de extrema vulnerabilidad detectados por la Fundación en sus áreas de intervención.  

Apadrinar, una forma eficiente invertir en desarrollo 
El apadrinamiento es una de las fórmulas de colaboración más eficaces para las ONG que trabajan por el desarrollo y el progreso global, porque no solo garantiza la educación y asistencia sanitaria del menor, sino porque repercute en el bienestar de toda la familia y la aldea a través de un fondo común que maneja la propia comunidad para responder a sus propias necesidades.  

En la Fundación Vicente Ferrer buscamos 3.000 amigos invisibles que apadrinen. ¿Colaboras?