El gran binomio Empresa-Tercer Sector: el poder hacer que las cosas sucedan

Tras la experiencia de interactuar con gente ilusionada, empleados en activo y recién licenciados que se adentran por primera vez en el mundo de la Responsabilidad Social Corporativa y desconocedores del gran potencial de la colaboración entre Tercer Sector y empresas
Cristina Noguera, nuestra subdelegada en la delegación de Alicante y Región de Murcia, ha sido invitada recientemente a dar una charla para los alumnos de la Cátedra RSC de la Universidad Católica de Murcia (UCAM).
Tras la experiencia de interactuar con gente ilusionada, empleados en activo y recién licenciados que se adentran por primera vez en el mundo de la Responsabilidad Social Corporativa y desconocedores del gran potencial de la colaboración entre Tercer Sector y empresas, Cristina nos comenta.

En las ONGs, la RSC necesita fortalecer su carácter estratégico, alineándose con el negocio de las empresas, para generar valor compartido. ¿Nos puedes dar claves para generar ese valor en las alianzas que establecéis para convertiros en un socio estratégico para cualquier empresa?

Realmente nos gustaría ser un socio estratégico para cualquier empresa. Recuerdo en, al menos, tres empresas en las que hemos pasado de una aportación pequeña a una de más importe; y, esto se ha producido por varias particularidades. Entre ellas, podría destacar la confianza que ofrece nuestro proyecto tan consolidado en la India. Somos capaces de reportar a la empresa toda la información que requiere sobre el desarrollo detallado de los proyectos en los tiempos y formas que hemos pactado.

Otro punto importantísimo es que las empresas pueden visitar en cualquier momento y ver in-situ el proyecto en el que colaboran. Hay empresas que han ido a mitad y al finalizar el proyecto para verlo crecer y ser parte del mismo. A nivel de comunicación, tenemos recursos y personal que responden a las necesidades y herramientas(videos, textos, fotografías) demandadas por las empresas porque para la mayoría es imprescindible comunicarlo y nosotros les acompañamos en sus necesidades.

Es muy importante recalcar que  trabajamos un gran proyecto integral y sostenible, por lo que respondemos a distintas necesidades de las personas, - desde distintos frentes: salud, medio ambiente, educación, personas con discapacidad, hábitat, mujer-, y para cada reto proponemos proyectos distintos, por lo que las empresas pueden vincularse a proyectos muy diversos. Tenemos las puertas abiertas no sólo para que nos conozcan, sino para intentar crear otras soluciones, otras formas de colaborar que también nos hagan crecer conjuntamente; por ejemplo, a través de nuestro comercio justo o acciones de sensibilización y difusión de nuestra entidad. Hay muchas maneras de apoyar a una entidad y la Fundación Vicente Ferrer (FVF) tiene que saber escucharlas y crear una alianza que satisfaga a todas las partes, respetando siempre la filosofía de ambas.

Muchas de las empresas con las que trabajamos son colaboradoras desde hace mucho tiempo; de manera paulatina, hemos ido ganando ambas en confianza y en conocimiento mutuo y cuando deciden dar un salto más, saben que en FVF podemos ofrecerles proyectos de gran impacto para la reputación de sus empresas y con una gestión clara y organizada.

  

¿Desde tu propia experiencia de tantos años en la Fundación Vicente Ferrer, cuáles son los factores de éxito de una buena alianza ONG-empresa?

Los factores de éxito pasan por ser y demostrar que nuestra entidad responde a dos factores clave: la transparencia y la eficiencia en la gestión del proyecto, con la participación directa de las personas beneficiarias, que son realmente las que construyen sus propias oportunidades. Saber trasmitir que esa alianza les sirve en España, porque les posiciona y alinea con una entidad muy bien valorada, pero también que su alianza supondrá una revolución en un grupo de personas concreto con las que pueden llegar a compartir ese logro, que es de ambos. La confianza, transparencia son primordiales y, además, buscar el proyecto que les motive e ilusione porque al final el proyecto lo deben hacer suyo.

 

Otra de las grandes claves del éxito de una campaña conjunta es el aumento de motivación de trabajadores/personal y generar un gran impacto en la política de RRHH de las empresas. Cuéntanos una experiencia personal dónde has vivido en primera persona la implicación total de los empleados y que ha supuesto un antes y un después para el crecimiento de la compañía.

Pues el caso de una gran empresa de más de 500 trabajadores. La empresa como tal colabora con FVF y comunica internamente sus acciones entre sus empleados. Fue así como un grupo de empleadas que asistían a clases de yoga en la empresa se les ocurrió que se hicieran donativos para apoyar un proyecto muy concreto que saldría de este grupo de trabajadoras. Esto siguió al año siguiente y se multiplicó a otras iniciativas ligadas a la Navidad; al final, ya es algo creado por empleados en el que a través de unas papeletas financian ese proyecto elegido y el premio es, ni más ni menos, que conocer el proyecto en India.

 

¿Qué programas de la FVF son clave en estos momentos?

La construcción de viviendas para gente sin hogar en diferentes regiones de los estados de Andhra Pradesh y Telangana es nuestro proyecto clave. Construimos casas y letrinas pero también infraestructuras para almacenar agua potable  y transportarla a zonas donde la sequía supone un problema; además construimos centros comunitarios en las aldeas. Otro gran proyecto que se está desarrollando en estos momentos es el trabajo realizado en la escuela inclusiva y centro residencial para estudiantes de primaria con problemas auditivos,- donde aprenden a comunicarse con el lenguaje de signos y apoyamos a los estudiantes durante sus estudios. Y, por último, destacaría la atención para niñas y niños con parálisis cerebral en nuestros centros educativos residenciales.