fbpx El gran desafío tras la segunda ola en India: la educación

El gran desafío tras la segunda ola en India: la educación

•En el último año y medio, los cierres de escuelas en India y la falta de acceso a móviles, tablets y la baja conectividad de los jóvenes,- en medio de la pandemia de COVID-19 -, han agravado la brecha educativa.
Compartir:

El Gobierno de Andhra Pradesh anunció a mediados de agosto la reapertura general de las escuelas. Los centros escolares se cerraron en la región en abril de este año por la segunda ola de contagios de covid-19, que provocó consecuencias graves en toda la India. Este anuncio ha afectado especialmente a estudiantes de primaria y secundaria y pretende mitigar los perjuicios causados al alumnado a lo largo de toda esta pandemia, que dura ya más de año y medio. 

Muchos alumnos, después de todo este tiempo, se sienten felices de volver a la escuela, porque en casa les era imposible estudiar. Solo el cierre de los centros educativos por la pandemia en el sur de Asia ha interrumpido el aprendizaje de más de 420 millones de niños y niñas, según la UNESCO. 

Por otro lado, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación ha asegurado que la calidad de la educación es uno de los grandes desafíos centrales para la India en la próxima década, tras el “desahogo” de la pandemia, señalando los riesgos para el futuro de los jóvenes. Alrededor de 248 millones de estudiantes se vieron afectados por el cierre de escuelas en la India, desde marzo del 2020, mencionó la UNESCO en su último informe sobre educación. Aunque muchos estados indios decidieron comenzar a reducir las restricciones, a medida que iban disminuyendo las infecciones y aumentaban las vacunas, sobre todo en los últimos meses de este año.

Otro gran hándicap es que casi el 70% de los estudiantes de la India carecían de teléfonos móviles u otros dispositivos para acceder a las clases online, mientras que la mayoría tenía problemas con las instalaciones de Internet deficientes, o simplemente ninguna, especialmente en las áreas rurales, como es el caso de Anantapur, donde opera la Fundación Vicente Ferrer. Los expertos aseguran que las consecuencias del cierre de escuelas para los estudiantes más vulnerables, especialmente las niñas, podrían ser graves. Los estudiantes de comunidades rurales se enfrentan también a enormes obstáculos para continuar su educación incluso en tiempos normales (distancia de las poblaciones, problemas de cobertura, hogares sin ordenador ni móvil, falta de fondos en las familias, etc.) Lo cierto es que las medidas de aislamiento y el cierre de escuelas, visibilizaron y aumentaron las disparidades en el acceso a una formación inclusiva, equitativa y de calidad. La Fundación Vicente Ferrer trabaja en zonas rurales y precisamente sus acciones en el Programa de Educación están orientadas a facilitar el acceso a la educación de calidad a niños y niñas en condiciones de equidad, con especial atención a las niñas y al alumnado con discapacidad. En las aldeas, las familias deben superar obstáculos como la distancia de los centros respecto a su hogar o el esfuerzo extra que representa que su hijo o hija con discapacidad vaya a la escuela. 


A pesar de todas las adversidades y retrasos, los equipos de educadores de la Fundación Vicente Ferrer no han parado ni un minuto: reuniones preparatorias con los centros educativos, formaciones complementarias para el personal y búsqueda de nuevas soluciones para superar la brecha digital. Visto que la formación online ha irrumpido en estas circunstancias para quedarse, durante la segunda ola de la covid, FVF ha facilitado tabletas a 415 estudiantes de las escuelas inclusivas  para continuar con su educación desde sus casas. El seguimiento y el apoyo, que se puso en marcha durante el confinamiento, ha continuado, principalmente para que los padres sean conscientes de que la mayor fuerza de riqueza es la educación de sus hijos. 

 

El retorno  gradual de estudiantes y profesorado


Dado que la mayoría de los niños y niñas de la India han perdido un año y medio de aprendizaje, los beneficios de abrir escuelas con precauciones superan con creces los riesgos. Es poco probable que la reapertura de las escuelas cause una tercera ola de Covid-19 o conduzca a un gran aumento de casos en adultos, incluso con la variante Delta más infecciosa, dicen los expertos y la investigación científica así lo demuestra. 

Un estudio* que se publicará próximamente muestra que es poco probable que la reapertura de las escuelas provoque una tercera ola de Covid-19 en la India. Los expertos señalan que la alta seropositividad entre los más jóvenes muestra que los cierres de escuelas no protegieron a los niños y niñas de la infección. Sin embargo, lo que las escuelas deberían hacer en este momento, cuando se está ya entrando  en una supuesta tercera ola, es asegurarse de que se cumplan todas las precauciones, como el distanciamiento y el uso de máscaras, mientras todos los adultos se sigan vacunando (más de 1,1 millones de personas están ya inoculadas, aproximadamente un 41% de la población de la India).

* Swapneil Parikh, especialista en medicina interna y autor de The Coronavirus: What You Need to Know about the Global Pandemics.

 

Stay tuned, there is class today! (¡Atentos, que hoy hay clase!)