El Hospital Bathalapalli recupera su actividad habitual

-El equipo médico y el personal sanitario del hospital se ha mostrado fuerte y estable durante estos meses y por ello el gobierno del Estado le ha otorgado el premio como mejor centro privado de todo el estado para el tratamiento de COVID-19
Compartir:

En estos momentos, “el Hospital de Bathalapalli ya está recuperando su actividad habitual antes de la COVID”, señala Moncho Ferrer, director de Programas de la FVF. Una unidad muy importante del centro, la de Ginecología y Obstetricia, ha reabierto ya sus puertas. El Hospital de Kalyandurg, también de la Fundación Vicente Ferrer, había tomado las riendas de la Unidad, llegando a atender hasta 900 partos al mes, frente a los 500 habituales.

De momento, el área COVID de Bathalapalli seguirá ocupando la Unidad de Pediatría y el espacio de la Escuela de Enfermería para, poco a poco, ir reabriendo los departamentos que han sido trasladados a otros espacios o centros de FVF.  

El primer pico de la pandemia en India empezó más tarde que en España. Los meses más arduos de trabajo y de más casos llegaron durante los meses de junio, julio y agosto. El mes de agosto fue, sin duda, el más dramático ya que se produjo el mayor número de fallecimientos, cerca del 98% del total. Las cifras de fallecimientos en adultos, un total de 205, marcaba también diferencias entre hombres (144) y mujeres (55). En India, como en otros países, la incidencia de la pandemia está siendo menos virulenta con las mujeres. Gerardo Álvarez Uría, responsable de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del hospital,  aseguraba que a partir de septiembre "Había más hospitales que admitían enfermos de COVID y eso alivió sin duda el trabajo de los equipos de Bathalapalli".

Del total de los tests PCR realizados en el propio hospital, - que contaba con un equipo especializado en detección y seguimientos de casos-, cerca de un 73% fueron positivos, en el caso de los hombres, y un 27,21%, en mujeres. En niños y niñas, los casos positivos fueron casi inexistentes (0,11%).

El Hospital de Bathalapalli, que habitualmente cuenta con varias especialidades médicas, se destinó exclusivamente a la atención de pacientes con COVID. Durante estos últimos seis meses ha atendido a más de 6.000 pacientes con COVID-19, desde los casos más leves hasta los más graves y las urgencias, siempre  en coordinación con el Gobierno de Andhra Pradesh. El buen hacer de todo el equipo médico y el personal sanitario (enfermeras y técnicos) ha sido reconocido por el Gobierno de Andhra Pradesh que ha premiado al Hospital como el mejor centro privado de todo el estado para el tratamiento de la COVID-19.

 

Un gran equipo de medicina y enfermería

Hace seis meses, el 16 de abril, al inicio de la pandemia, la Fundación tuvo que reorganizar toda su actividad en el sur de la India, para priorizar la atención sanitaria de la población y la sensibilización sobre la prevención. Andhra Pradesh, estado indio en el que trabaja la Fundación, ha sido uno de los más perjudicados y supera ya los 800.000 casos con una cifra de fallecimientos próxima a las 6.800 personas.

Prepararse para hacer frente a la COVID-19 con la antelación con la que lo hizo el hospital fue complicado. Muchos de los  profesionales acabaron por dimitir debido a las incertidumbres o a las presiones sociales o familiares. El miedo y los estigmas dificultaron mucho la respuesta inicial, pero esa situación revirtió, después que el equipo se viera reforzado con formación sobre la enfermedad, sintomatología, procedimientos que habían funcionado en otros hospitales internacionales, con apoyo de colaboradores habituales, como los médicos voluntarios españoles.

India, que según pronósticos de fuentes médicas y oficiales está comenzando su segunda ola, acumula más de 8.6 millones de casos de coronavirus. No obstante, el Ministerio también ha informado que la tasa de mortalidad se sigue mostrando muy baja, aproximadamente 1,7%, y es una de las más bajas. La tasa de recuperación de los pacientes es la más alta de la media mundial. “La India llegó a tener 100.000 casos al día, hace dos meses; ahora esta cifra se ha reducido a la mitad, aunque hay que seguir conviviendo con el virus y tenemos un gran equipo de medicina y enfermería, en primera línea, del que nos sentimos muy orgullosos”, ha asegurado Moncho Ferrer.

 

La Fundación Vicente Ferrer (FVF) tiene en marcha la campaña ‘En primera línea’, para paliar las graves consecuencias de la pandemia de la COVID-19 en el sur de la India. Las personas que deseen colaborar pueden hacer sus donaciones a través de www.fundacionvicenteferrer.org o del teléfono gratuito 900 111 300.