El judo, un deporte que promueve la igualdad de género

Chicos y chicas compiten en igualdad de condiciones, ya que el único requisito es tener el mismo peso que el contrincante.
Los deportistas tienen una beca de la FVF para compaginar su carrera deportiva con los estudios

El deporte es una importante herramienta para el desarrollo de la juventud y la integración social de las clases menos privilegiadas y marginadas de la India rural. Con este objetivo y para promover los valores y hábitos asociados a la práctica deportiva el año 2000 se puso en marcha un programa de deportes, la Anantapur Sports Academy (ASA), del que hoy participan 8.482 jóvenes (36% chicas y 64% chicos) de entre 7 y 16 años y al que la FVF da apoyo desde el principio.  

 

La ASA cuenta a día de hoy con 7 programas deportivos: fútbol, críquet, hockey, tenis, judo, Special Olympics (para personas con discapacidad) y softball, además de disponer de 120 clubs base y 5 centros regionales que ofrecen entrenamiento deportivo, refuerzo escolar y apoyo nutricional. Los deportistas más destacados tienen la oportunidad de trasladarse al centro residencial de la ASA, a través de la cual reciben una beca para seguir con sus estudios. 

 

El judo, un arte marcial de origen japonés, es uno de los cinco deportes que se practican. Este deporte se desarrolla en 46 centros repartidos por el distrito de Anantapur y cuenta con 4.624 participantes (un 55% del total si se consideran todos los deportes de la ASA), de los cuales 68 compiten a nivel estatal y 54 a nivel nacional. Además 26 de estos judocas viven a día de hoy en el centro residencial.

 

Lakshmi: "He competido en siete campeonatos y he ganado medallas"

 

Lakshmi tiene 15 años, lleva siete practicando judo y es una de las chicas que ha participado en competiciones nacionales.  “Llevo siete años aprendiendo judo, pero entreno en la Fundación desde hace solo dos. He competido siete veces en campeonatos nacionales, de las cuales he ganado cuatro, obteniendo medallas”. Empezó a practicar el judo en la escuela del Gobierno hasta que fue seleccionada por el Programa de Deportes de la FVF, gracias a su entusiasmo y esfuerzo.

Aunque Lakshmi es la más veterana, otras seis chicas de entre 13 y 15 años que practican judo también han participado en competiciones nacionales. Todas han venido a Anantapur desde distintos pueblos. Para poder seguir entrenando, la FVF les concede a todos y todas los deportistas de la Academia una beca de estudios, lo que les garantiza una buena preparación para su futuro. Todas llevan el pelo corto, un hecho nada común entre las mujeres indias,  y afirman sentirse cómodas consigo mismas.

“Ahora vivimos aquí, y la FVF nos paga los estudios. Su objetivo es que tengamos una buena formación académica y una buena calidad de vida al no tener que desplazarnos a la hora de compaginar estudios y entrenos”. A lo que añade “es una buena oportunidad para nosotras, ya que nuestros padres no tienen recursos ni capacidad económica para proporcionarnos una educación”, declara Lakshmi”.

A través de este deporte han conocido valores como el compañerismo, la empatía y el respeto. Además han aprendido a defenderse y a ser autosuficientes frente a cualquier situación, evidenciando una gran disciplina al entrenar seis horas cada día al tiempo que lo compaginan con los estudios. “Hemos aprendido a ayudar a los demás y a tener más disciplina y espíritu deportivo. Intentamos superarnos, creciendo tanto personalmente como dentro de este deporte, lo que incrementa la confianza en nosotras mismas”, manifiesta.

Un deporte que promueve la igualdad de género

El judo ha propiciado también que se desarrollen dentro de un entorno donde se promueve la igualdad de género, ya que chicos y chicas entrenan juntos y se compite de forma mixta en función del peso, no por edad o sexo. “En este centro tenemos igualdad de género entre chicos y chicas. No hay nunca ningún problema ni tampoco ninguna confusión con nosotras. Disfrutamos de los mismos derechos que los chicos”, afirma Lakshmi. Asimismo, todas ellas tienen grandes aspiraciones: quieren llegar a ser policías, médicas o entrenadoras, profesiones que en la India normalmente son desempeñadas por hombres.

Estas deportistas son todo un ejemplo a seguir. Demuestran una gran fortaleza mental y física y parecen salirse de los cánones que impone la sociedad india a las mujeres. No solo han conseguido asegurarse un futuro para ellas mismas sino que también ayudan a sus familias.

Su entrenador, Murali Kanth, confirma la importancia que ha tenido el judo en la vida de sus alumnas, debido a la cantidad de oportunidades que les ha brindado. Asegura con convicción que las chicas son más conscientes de su capacidad, adquiriendo más confianza en ellas mismas al estar en el mismo estatus de igualdad que el género masculino.

 

Texto de Diana Pastor Cruzado