El programa de RSC “Juntos Sumamos” de Ferrovial financia la construcción de un centro integral para la infancia

El centro “Anganwadi” tiene como objetivo mejorar la nutrición, la salud y el desarrollo de la infancia desde el nacimiento hasta los seis años, haciendo seguimiento y educando a las madres embarazadas y lactantes en zonas rurales de la India.
Los 157 menores y mujeres, beneficiarias directas del proyecto, pertenecen a los sectores más desfavorecidos de la aldea de Konakondla, en el distrito de Anantapur, Andhra Pradesh.
Compartir:

 

ANGANWADI, significa “refugio en el patio” en lengua hindi. Es el nombre por el que se conoce a los centros de atención integral a la infancia, que forman parte del sistema sanitario de la India. Estos centros,- situados en su mayoría en las áreas rurales de India-, han nacido con el objetivo concreto de mejorar la nutrición, la salud y el desarrollo de los niños desde el nacimiento hasta los seis años, haciendo seguimiento y educando a las madres embarazadas y lactantes, incluyendo también un servicio de apoyo y asesoramiento a niñas y mujeres adolescentes vulnerables. Los servicios de salud durante el embarazo, el parto y tras el alumbramiento son esenciales para la supervivencia y el bienestar tanto de la madre como del bebé y juegan un papel vital, sobre todo en las áreas rurales como la aldea de Konakondla, en el distrito de Anantapur, donde se construirá el nuevo centro.

Para cubrir las necesidades de todas las posibles usuarias de estos centros en el pueblo de Konakondla estaban en marcha dos centros Anganwadis, pero en situación de abandono, y gracias a Ferrovial se construirá y pondrá en marcha uno de ellos. Con el apoyo del programa “Juntos, Sumamos” se va a dotar de nuevas infraestructuras, adecuadas y seguras, a los beneficiarios directas del Anganwadi Konakondla-B, para poder garantizar una atención integral adecuada para los menores y mujeres más vulnerables de la aldea.

 

Para los más pequeños, hasta los 6 años, el centro les ofrece: lectura de cuentos, tareas creativas, canciones y bailes, juegos, prestando especial atención a la salud y nutrición de los menores. Se les prepara para la escuela primaria. Este tiempo en el centro, permite a sus madres dedicarse otras tareas productivas que ayuden a la economía familiar, que suele ser como jornaleras asalariadas. De otra manera, no podrían trabajar o tendrían que llevarse a sus hijos o hijas al campo.

A las madres embarazadas y lactantes que asisten al centro  se les sirve la comida diaria, se les realiza los chequeos de sanitarios necesarios y reciben educación en salud y cuidado de bebés. Por otro lado, a las chicas adolescentes que no pueden ir a la escuela, asisten al centro una vez cada dos meses y tienen derecho a nutrición suplementaria. Además reciben educación en habilidades para la vida, higiene y salud, asesoramiento sobre cuestiones legales, con el objetivo de motivarlas para que retomen sus estudios.

 

Para todas las usuarias del centro se llevarán a cabo talleres de prevención de COVID-19, higiene de manos, uso de mascarillas y gel desinfectante.