Enfermeras en primera línea

La segunda ola en la India se ha convertido en un verdadero tsunami que ha arrasado con todo el sistema sanitario. Estas son las historias de tres enfermeras que luchan día a día para no dejar a nadie atrás.
Compartir:

Como profesional, Jyothi no conoce otra realidad que la COVID-19. Completó los estudios de Enfermería justo antes del inicio de la pandemia y toda su experiencia laboral se ha desarrollado en primera línea. Su día a día en el hospital dista mucho de lo que se había imaginado, así como de las situaciones para las que estaba preparada.

La segunda ola ha llenado la UCI del hospital en pocos días. El 85% de los pacientes necesita oxígeno y cuidados constantes de profesionales como ella. “Los pacientes necesitan toda nuestra atención. Además, hace mucho calor y trabajar con EPIs es complicado. Acabo agotada”, cuenta Jyothi.

Chithamma también es enfermera en el Hospital de Bathalapalli, centro de referencia en el tratamiento de la COVID-19. Pasó un año sin ver a su hijo ni a su familia para dedicarse exclusivamente a combatir la pandemia. Teme que la nueva ola vuelva a alejarla de los suyos.

"Estaba sola, me sentía muy triste y he tenido que hacer frente a muchos problemas. Dentro del hospital nos enfrentábamos al virus; fuera, al rechazo. Todo el mundo nos quería lejos. Durante un año he estado alejada de casa y de mi familia para cumplir con mi deber como enfermera", recuerda.

Ansiedad y depresión son dos patologías frecuentes entre los profesionales en primera línea. En la India, los profesionales de la salud se encuentran vacunados pero el miedo a llevar el virus a casa prevalece. Estudios demuestran que la exposición a duras jornadas, a la toma de decisiones difíciles en el trabajo y a situaciones críticas diariamente tienen un impacto en la salud mental, pero se desconoce el alcance a día de hoy.

Prabhavati siente que ni su labor ni la de sus compañeras es suficientemente reconocida, a pesar de ser imprescindible para hacer frente al coronavirus. Si salvas una vida, eres un héroe. Si salvas cientos, eres una enfermera, concluye.