Equipos móviles se desplazan a las aldeas para prevenir el cáncer en mujeres

  • Cada viernes un equipo médico de la FVF se traslada a distintas zonas rurales del distrito de Anantapur para hacer revisiones ginecológicas
  • “Si ellas no vienen nosotros acudimos”, asegura una de las doctoras a cargo de estas visitas a terreno.

El 90% de los pacientes de los hospitales de la Fundación viven en áreas rurales y muchos de ellos afrontan numerosas dificultades a la hora de acceder a una atención médica de calidad y asequible. A menudo las familias no disponen de los medios necesarios para acudir a revisiones periódicas de prevención, y cada desplazamiento al hospital les supone dejar de percibir un día de jornal. A esta situación cabe sumarle una falta de información que hace que muchas veces decidan acudir al hospital solo cuando los dolores son insoportables. El resultado puede ser fatal porque la enfermedad puede estar en fase bastante avanzada. La situación es aún peor en el caso de las mujeres.

“Las mujeres de la India sufren problemas ginecológicos similares a los que hay en Europa, pero mucho más acentuados, debido a la falta de revisiones y seguimiento”, asegura Manolo Fillol, ginecólogo y colaborador desde el 2010 con el Hospital de Bathalapalli de la FVF. Ejemplo de ello es la elevada incidencia del cáncer de cérvix, una enfermedad para la cual las revisiones y la detección precoz son esenciales. Cada año en la India se diagnostican 122.844 casos de mujeres con este cáncer de las que 67.477 fallecieron, según datos de 2015.

“En las zonas rurales aún hay gente que cree ciegamente que el cáncer es una enfermedad contagiosa, por lo que cuando alguien la padece suele verse expuesto a un alto grado de rechazo social”, relata la doctora Jyothi, responsable del Departamento de Ginecología del Hospital de Bathalapalli.

Con el objetivo de romper con estas falsas creencias y acercar la asistencia sanitaria a quien la necesite cada viernes un equipo médico formado por dos doctoras y tres enfermeras del hospital se desplaza a distintas zonas rurales para realizar charlas de sensibilización y revisiones de prevención de cáncer a mujeres que habitan en zonas rurales alejadas o de difícil acceso a la sanidad: “Algunas de las aldeas se encuentran a más de 100 kilómetros del hospital; en otras ocasiones existen familias que no cuentan con recursos suficiente para acudir al centro hospitalario. Por ello hemos considerado que la mejor medida era acerca la asistencia sanitaria a estas aldeas", explica la doctora.

Prevenir es mejor que curar

Durante estos Screening Camps el equipo médico de la Fundación realiza revisiones médicas a entre treinta y cien mujeres como medida de prevención contra el cáncer de cérvix, de mama y bucal e imparte charlas de sensibilización. Tras el reconocimiento, dependiendo del caso de cada paciente se decide si se sigue con el tratamiento en el mismo ambulatorio o se les remite al Hospital de Bathalapalli para una segunda revisión.

El tercer viernes de cada mes es el turno de Kokkanticross, en el área de Kadiri, cuya pequeña consulta se convierte por un día en un centro sanitario especializado en la revisión para la prevención del cáncer entre las mujeres. El doctor Peter, encargado desde hace tres años de este ambulatorio rural, relata que “en nuestro día a día solo tenemos capacidad para atender los casos más urgentes y dar medicamentos a un precio asequible”. Mientras que estas revisiones buscan ir un poco más allá. "Prevenir es mejor que curar, esto es lo que explicamos a las mujeres en nuestras visitas a terreno", asegura K. Jayalakshmi Kdirinti, una de las ginecólogas que realiza las revisiones en Kokkanticross y habitual en este tipo de salidas.

Estas revisiones en terreno son realizadas exclusivamente por mujeres ginecólogas para evitar que las pacientes sientan vergüenza. Las enfermeras juegan un papel esencial en la motivación para asistir y entender la necesidad de las revisiones. “Solo haciendo llegar la información a las aldeas más remotas podremos poner fin a esta situación”, señala la doctora Kdirinti.

 La ginecóloga cuenta además que hace apenas unos años en el hospital de Bathalapalli solo se detectaban casos de cáncer en fases muy avanzadas. Sin embargo, en la actualidad, los tumores se detectan en estados mucho más prematuros por lo que estamos convencidos de que en gran medida se deben a las charlas de sensibilización que la Fundación viene realizando en las aldeas. “Si ellas no vienen, nosotros acudimos”, concluye.

 Texto de Anna López Figueras