“Es el momento de impulsar transformaciones saludables y sostenibles que "levanten muros" frente a nuevas crisis sanitarias”

Entrevista Dra. María Neira OMS
OMS
Compartir:

Entrevista Dra. María Neira (Organización Mundial de la Salud)

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la crisis de la COVID-19 está dejando enseñanzas que no deben caer en el olvido. Así lo manifiesta María Neira, directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Además de poner todas nuestras esperanzas en una vacuna y en tratamientos que nos permitan volver a la "antigua normalidad”, es el momento de impulsar transformaciones sociales, medioambientales y económicas frente a las nuevas pandemias que están por llegar. 

¿Recuerda cómo vivió las primeras semanas del 2020? ¿Desde el punto de vista personal y también en el seno de la OMS?
Habíamos tenido en el pasado varias alertas, y pensamos que podrían llegar a ser pandemias. Luego en 2020 nos hemos enfrentado a ella; pero, de alguna manera, todo estaba preparado: nuestro sistema de operaciones y respuesta epidémica. Es cierto que, cada día que pasaba, iba creciendo la dimensión, la presión, la transmisión. Había que elevar ese nivel de alerta y tuvimos que tomar decisiones que iban a tener un impacto muy importante. Lo vives, de verdad, con un peso en los hombros muy grande, pero ha habido mucha solidaridad entre los colegas, entre especialistas, investigadores y sanitarios. La capacidad de compartir el conocimiento nunca se había visto en niveles como los de ahora, hasta me atrevería a decir, como una “competencia” muy positiva. 
Reflexiones de todo lo que hemos hecho durante estos dos años de pandemia y en qué debemos trabajar para seguir frenando el avance de la Covid.


La primera reflexión sería que es importante tener una cobertura sanitaria universal, que todo el mundo tenga acceso. Hemos aprendido que los países con sistemas sanitarios más débiles han sido sacudidos con más fuerza. En segundo lugar, una llamada a la prevención en atención primaria. Darnos cuenta que los hospitales son vitales para tratar a la gente pero que debemos evitar las causas de las enfermedades y ahí nos retrotraemos a dónde comienza todo: dónde saltó esa barrera entre la sanidad animal y humana. Pero, además, es un momento fundamental para volver a las causas de cómo y por qué nuestra salud es tan vulnerable. Casi el 30% de la población mundial no tiene posibilidad de lavarse las manos, no tienen agua potable o no tienen electricidad en el centro de salud para conservar una vacuna en un frigorífico. 


¿El horizonte, con la llegada de nuevas vacunas y tratamientos, es optimista?
Somos optimistas, en la ciencia, en la tecnología, en el intercambio entre los profesionales, y en esa colaboración que ha habido para que la vacuna se pudiera desarrollar tan rápidamente. Tenemos que reflexionar ahora sobre qué estamos resolviendo para erradicar este virus en concreto, el SARS Cov2, pero habrá que, de alguna manera, ir poniendo barreras para que esa vulnerabilidad, que nunca va a ser “cero”, sea menor. Y va a haber más virus, por el "estrés ambiental" que están produciendo los modelos de producción que implican contactos de animal a humano que no deberían ocurrir. Además, factores como la contaminación ambiental, que deteriora la salud respiratoria, y la densidad de población urbana facilitan que las epidemias sean más virulentas.
Esas inversiones que van a hacer nuestros gobiernos para la recuperación post-covid, y que son fundamentales, se deben hacer en la buena dirección. Estamos utilizando energías fósiles que están contaminando y matando un promedio de siete millones de personas al año. 

 

Estos años de inmunización masiva también han estado marcados por ritmos desiguales entre países pobres y ricos y la amenaza de nuevas variantes. ¿Cuál es su opinión al respecto?
La mejor manera de prevenir la aparición de nuevas variantes es acelerar la vacunación. En estos momentos, hasta que no tengamos un porcentaje lo suficientemente alto de la población mundial vacunado, no lograremos erradicar completamente la Covid-19.  No es solo hacer llegar las vacunas, también se puede transmitir y facilitar esa propiedad intelectual, esa transferencia tecnológica en otros países. 
Todos los récords se han batido, en muchas cosas. Se ha llegado a vacunar a un millón de personas al día en países que nunca hubiera imaginado. Las cifras pueden ir aumentando y la logística está bien entrenada. Un país como la India ha realizado grandes campañas de vacunación en el pasado, tiene una logística importante y, ha demostrado, que una clara determinación política por avanzar en la vacunación. Aprovecharía la coyuntura, al tener esa experiencia en la sanidad pública y esa voluntad pública de avanzar con la tecnología de las vacunas, para mejorar temas como los del agua potable y el saneamiento.