Formación en fisioterapia para atender a personas con discapacidad

Formación en fisioterapia
  • Fisioterapeutas indios aprenden este verano nuevas técnicas que replicarán al resto del equipo de la Fundación Vicente Ferrer
  • Desde hace 15 años Fisios Mundi colabora con la FVF para formar a fisioterapeutas que trabajan con personas con discapacidad

Rajani tiene un hijo y una hija. El niño sufre una parálisis cerebral. “Tuve a mi hijo en casa y me desmayé durante el parto, lo cual lo complicó. El primer día no lloró y el segundo tuvo un ataque de epilepsia. Poco después le diagnosticaron parálisis cerebral”, explica esta joven madre. Desde hace tres años, cuando conoció el trabajo que lleva a cabo la FVF con niños con la misma discapacidad que su hijo, decidió formar parte del proyecto.

Rajani trabaja hoy en el taller ortopédico de la localidad de Kadiri, donde se fabrican prótesis y ofrecen sesiones de fisioterapia a niños y niñas con discapacidad, además de formación a madres y padres para que puedan seguir realizando rehabilitación en sus casas. Rajani es una de las nueve fisioterapeutas que han recibido este verano formación por parte de tres voluntarias españolas de Fisios Mundi para seguir ampliando sus conocimientos. Otro integrante de este grupo es Ranganayakulu quien, después de trabajar durante 27 años en una escuela de refuerzo de la FVF, decidió centrarse en el sector de personas con discapacidad. Hace ya quince años, la FVF le procuró una formación durante un año como fisioterapeuta y empezó a trabajar desplazándose por los pueblos. “En ese año aprendí el 30% de lo que sé ahora. El resto me lo han ido enseñando los fisioterapeutas de Fisios Mundi, que además cada año nos enseñan también las nuevas técnicas que se aplican en Occidente”.

Junto a Rajani y a los otros participantes en la formación anual de Fisios Mundi, Ranganayakulu será el responsable de replicar a sus compañeros de centro la formación que ha recibido por parte de las tres fisioterapeutas voluntarias. “Me encanta mi trabajo porque veo cómo muchos niños mejoran. Algunos no podían comer sin ayuda cuando llegaban al centro y, después de unos meses, han conseguido ser autosuficientes y llevar a cabo cualquier actividad cotidiana. Y no sólo adquieren habilidades básicas, también desarrollan sus capacidades cognitivas a través de juegos. Es realmente gratificante”, ha explicado.

Las tres voluntarias que han viajado a la India por Fisios Mundi son María José, Lourdes y Guadalupe. Visitando los centros de la Fundación para conocer cómo trabajan y cuáles son las técnicas aplicadas por los fisioterapeutas locales, han formado en teoría y práctica durante quince días a 9 profesionales, para mostrarles nuevas técnicas y ayudarles a profundizar en algunos de sus conocimientos. Tras esta formación, las voluntarias han prestado apoyo en los centros para asistir a la formación que los profesionales indios han ofrecido al resto de trabajadores, completando sus explicaciones y resolviendo dudas. Las últimas dos semanas las han dedicado a recorrer los centros para comprobar que todos los trabajadores están aplicando correctamente los conocimientos adquiridos.

Los fisioterapeutas que han recibido esta formación aseguran que han aprendido mucho, pero lo mismo dicen ellas: “Lo que más me ha sorprendido es lo bien que gestionan los recursos. Con mucho menos, han conseguido que sus instalaciones no tengan nada que envidiar a lo que tenemos en España. Ver lo bien que realizan el trabajo de fisioterapia con tan poco es realmente impresionante”, asegura María José. Guadalupe coincide y también destaca la excelente gestión de los recursos, no sólo en fisioterapia sino también en ortopedia. “Teniendo aquí menos recursos, he visto prótesis mejores que algunas que hay de España. Estoy sorprendida y aprendiendo mucho de ellos”, concluye.

Por su parte, Lourdes destaca el buen nivel del grupo de fisioterapeutas y añade que lo que más le ha impresionado son algunos casos de niños y niñas con discapacidad, que podrían haberse evitado o paliado con una detección y atención más temprana, tanto con sesiones de fisioterapia como con diferentes recursos ortopédicos y tecnológicos. “También hemos visto que en la India aún se esconde a los menores con discapacidad, una tendencia que en nuestro país se ha ido revirtiendo en los últimos años”, lamenta.