Gautami y su larga lucha contra la COVID-19

“El momento más difícil fue cuando estuve aislada en el hospital"
Compartir:

A mediados de junio, Gautami (nombre cambiado) y su marido recibieron una de las noticias que más  tememos en estos momentos: estaban infectados por el nuevo coronavirus. Ella y su familia, que residen en Anantapur, sabían que con esta noticia se avecinaban tiempos difíciles. Pero lo que Gautami y su familia no previeron es que tendría que estar ingresada en el Hospital de Bhatalapalli de la Fundación durante un largo periodo para recuperarse. Después de contagiarse, su estado empeoró rápidamente y tuvo que ser ingresada en la UCI. Tras 52 días de ingreso por fin ha recibido el alta.

¿Cómo te encontrabas al principio? 

A mediados de junio empecé con fiebre y en dos días ingresé en el hospital. A los tres días pasé del Nivel 1 (para síntomas leves) al Nivel 2 (síntomas moderados a graves) debido a un problema respiratorio. Pero mi saturación de oxígeno en sangre bajó y empeoré, me tuvieron que ingresar en la UCI durante ocho días. Estaba controlada constantemente por los médicos. Después volví al nivel 2 y hoy es el día 52 de mi ingreso.

¿La COVID-19 te afectó también mentalmente?
 

Al principio tenía miedo y sentía incertidumbre pero a medida que pasaba el tiempo fui confiando más. Aunque estaba en la UCI, confiaba en el equipo médico, ya que han sido solidarios y amables. Entendieron lo que estaba sintiendo. Después de la UCI, estuve aislada durante algún tiempo para evitar más infecciones. Ese fue el momento más difícil para mí. Estaba nerviosa y le envié un mensaje a mi familia: “Estoy aún grave, pero no quiero estar aislada. Me siento sola”. Más tarde, volví a la sala de Nivel 2 y vi a muchas personas que no podían dormir o incluso moverse bien debido a sus problemas respiratorios. Al ver eso, pensé que yo estaba mucho mejor que la mayoría de personas.

¿Qué factores crees que son importantes para combatir esta enfermedad?

Es importante escuchar y seguir los consejos de los médicos, y seguir una rutina, tomar los medicamentos y alimentos nutritivos. También me ayudaron mis ejercicios de respiración y fisioterapia y, con el apoyo del personal, ahora me encuentro estable. Esto me ha dado confianza para motivar a las personas que me rodean. Cuidar la salud mental es tan importante como cuidar la salud física. Estar enferma y lejos de la familia puede ser muy difícil. Hay que mentalizarse de que puedes combatir esta enfermedad. Eso es lo más importante.

Gautami

¿Cómo ha llevado tu familia que estuvieras tanto tiempo en el hospital?

Durante los primeros 15 días mi familia estuvo muy preocupada por mi situación crítica. Estuvieron en contacto constante con el personal médico que les informaba y, lo más importante, también les daba algo de esperanza. 

¿Sentiste discriminación por parte de la sociedad cuando se detectó tu contagio?

Cuando mi esposo y yo dimos positivo, parte de mi familia menos cercana nos discriminó porque vivimos juntos en el mismo complejo, aunque en casas diferentes. Mi recuperación ha sido larga, pero mi marido fue dado de alta en 15 días y, poco después, alguien se quejó falsamente a la línea de ayuda del Gobierno, Dijeron que estaba haciendo la compra a pesar de ser un paciente de COVID-19. Como tenían todos los detalles, desde esta línea aseguraron que se había recuperado y que no había de qué preocuparse. Eso fue muy molesto para todos nosotros.

¿Cómo te encuentras ahora?

Aunque necesito ayuda para respirar, estoy bien. Hago mis tareas y paso tiempo de calidad con mi familia. Es liberador estar de regreso.