Igualdad en el terreno de juego

• La Fundación promociona el derecho al juego y al deporte para fomentar los valores de la igualdad, la disciplina, el esfuerzo y la motivación en la infancia

• Para las niñas el deporte supone además una oportunidad de empoderamiento individual y colectivo para salir de sus roles tradicionales de género y desarrollar habilidades de liderazgo
Compartir:

Cuando la infancia juega, los miedos y la violencia desaparecen. El deporte ayuda a crear entornos seguros para que las niñas y niños se relacionen y crezcan en igualdad: en el terreno de juego todas las personas somos iguales.

La Fundación Vicente Ferrer (FVF) lleva a cabo un programa de Deporte para el Desarrollo que cuenta con el apoyo y la financiación de la Generalitat Valenciana. Este proyecto cuenta con un total de 4.461 niñas y 3.659 niños participantes de las zonas rurales más empobrecidas del distrito indio de Anantapur. Para las niñas, el deporte adquiere una dimensión todavía más amplia; supone una oportunidad de empoderamiento individual y colectivo, se desmarcan del rol patriarcal que se les impone desde que nacen y al mismo tiempo se les dota de herramientas para potenciar el liderazgo de cara su futuro personal y profesional.

En el deporte, y en muchos ámbitos de la vida, el trabajo en equipo es fundamental. Para llevar a cabo un proyecto de este calibre, la organización ejerce su labor en red con centros escolares (grassroots centers) y con 92 entidades deportivas. También gestiona sus propios centros deportivos (development centers), que cuentan con instalaciones más avanzadas.

Una estructura que se adapta a las necesidades

Cada etapa de la vida de las niñas y los niños es esencial en su crecimiento. Por ello la FVF pretende que durante la fase inicial de sus vidas, en sus primeras clases en la escuela, el acceso al juego esté totalmente garantizado. Los grassroots centers son centros de desarrollo de base; la infancia acude tres veces por semana a practicar deporte después de las clases. En estos centros la actividad física sirve para dar rienda suelta a la libertad, a la creatividad y al juego. Estar en contacto con otras niñas y niños, el trabajo en equipo y el sentimiento de pertinencia a un grupo son algunos de los valores que se adquieren en estas fases del proyecto.

Deporte para el desarrollo

Los development centers, en cambio, son centros deportivos de desarrollo. La práctica del deporte, en este caso, adquiere una mayor relevancia en la vida de los usuarios y usuarias. Acuden cinco veces a la semana para entrenar y también reciben otro tipo de educación no formal e incluso apoyo alimenticio.

En ambos centros las tareas de sensibilización adquieren un rol importante. Se trabaja la consciencia tanto de la infancia como del profesorado y de las familias para crear entornos seguros; el objetivo es que todos remen en una sola dirección. El personal de entreno está formado para atender sus problemas y necesidades específicas para que todas las personas tengan las mismas oportunidades. Las instalaciones se rigen por el anhelo de conseguir la paridad entre niñas y niños, por eso se fomenta la creación de ligas mixtas para que se normalice la interacción y se lance un mensaje a las comunidades: “jugamos juntas y juntos, crecemos juntas y juntos”.

Datos esperanzadores de la mano de la Generalitat Valenciana

El crecimiento del proyecto de Deporte para el Desarrollo no hubiera sido posible sin la implicación y colaboración de la Generalitat Valenciana. Gracias a esta alianza  existe una mejoría palpable, notoria y exponencial de los resultados.

Se han mejorado las instalaciones de los centros deportivos que han dado amparo y oportunidades a más de 800 niñas y niños durante el curso 2022-2023. En ellos, además, han seguido una dieta con los aportes nutricionales necesarios para asegurar su salud. El deporte es la piedra angular del proyecto, pero se enfoca desde distintos prismas. Cada centro sigue un sistema holístico de educación y desarrollo. La práctica deportiva se acompaña de un otras actividades para ampliar el espectro de aprendizaje: mecanografía, nutrición, idiomas, etc. Incluso se les otorga un uniforme especializado para los días de competición; llevar uniforme no solo les facilita el movimiento, sino que les hace pertenecer a un equipo.

Los datos también reflejan la paridad e igualdad de género: 20 niñas han sido seleccionadas este año para participar en un curso de liderazgo que potenciará su empoderamiento. Desde el 2023, los centros deportivos de la Fundación han fichado a más de 350 chicas de las zonas rurales que destacaban en algún deporte para llevar su técnica a un nivel más elevado, 130 chicas han participado en las ligas mixtas de softball y hay más competiciones previstas en los siguientes períodos. Se aportan diez becas deportivas cada año para que las niñas más desfavorecidas puedan acceder a las mismas metas que las demás compañeras.

Estos números son indicadores de que, cada vez más, se fomenta el deporte femenino, cuando hasta hace poco era casi imposible ni siquiera mencionar que una niña podría dedicar su vida profesional al deporte.

Los Special Olympics, una nueva oportunidad

El deporte es inclusivo, une y rompe barreras. Lo que empezó siendo una iniciativa de integración social para casos particulares de chicas y chicos con discapacidad intelectual se ha transformado en una herramienta de empoderamiento que hace que se sientan parte de un grupo célebre. Ahora, la iniciativa de los Special Olympics que se divisaba en un principio, se ha convertido en un programa que ofrece una educación física básica. Un trabajo que realiza el equipo de la FVF y sus fisioterapeutas.

Special Olympics

El programa nació en julio de 2010 bajo la premisa de introducir el deporte para los menores con discapacidad intelectual. El impacto fue inmediato y niñas y niños con dispacidad pudieron interactuar entre ellos. La FVF brindó al profesorado una formación específica dirigida a la educación para los niños que sufren discapacidad intelectual. El objetivo es darles fomentar su coraje y hacer llegar el deporte competitivo a sus vidas, transformar su crecimiento y darles la oportunidad de adquirir un talento que desarrollar.