La Fundación construye viviendas para 251 familias que vivían hacinadas en un cementerio

• El slum albergó durante 50 años a tres generaciones que subsistían del mantenimiento del camposanto y la recolección de objetos del vertedero
Compartir:

La Fundación ha construido viviendas para 251 familias que vivían en un cementerio en Nellore, una ciudad de Andhra Pradesh. Estas familias llegaron hasta allí hace 50 años procedentes del estado fronterizo, Tamil Nadu, en busca de una vida mejor. Finalmente, se asentaron en el cementerio de Bodigadi Thota, a orillas del río y allí fueron desarrollando un slum. A lo largo de tres generaciones su medio de subsistencia consistía en mantener el cementerio y recolectar los desechos de un vertedero próximo. En total, 928 personas, de las que 367 son menores o jóvenes de hasta 18 años, tiene ahora una vivienda. 

El slum de Bodigadi Thota era un asentamiento de chabolas autoconstruidas sin ningún tipo de seguridad, sin suministros eléctricos ni sanitarios, donde han vivido hacinadas y desprotegidas durante estos 50 años.

Nellore

En 2016, la gobernadora del distrito de Nellore, M. Janaki, solicitó a la Fundación su apoyo para desarrollar un proyecto de viviendas en colaboración con la administración y con la comunidad. “Contar con una vivienda segura es un derecho fundamental imprescindible. Cuando vimos las condiciones de vida de la gente, incluso nosotros, acostumbrados a trabajar en las zonas más pobres de la India, nos encontramos una situación insólita e intolerable: veíamos a niños y niñas jugando con huesos”, explica Moncho Ferrer, director de la FVF. Hoy, todas estas personas “son más felices, se sienten muy orgullosas porque han participado activamente en la construcción de sus hogares, su diseño, la compra y almacenamiento de materiales e incluso la construcción”, explica.

El proyecto es el resultado del esfuerzo de toda la comunidad, apoyada día a día por un equipo de más de 30 personas de la Fundación “cuyo trabajo va mucho más allá que el de facilitar la vivienda, trabajamos por la unión y la autoestima de toda la comunidad implicada. La mayoría no creía en ellos mismos, en su capacidad para vivir en otro lugar que no fuera un slum. Ahora han participado activamente en la mejora de las condiciones de su vida”, señala Moncho Ferrer.

Tras superar muchos retos que tenían que ver con la gestión administrativa del suelo, todas esas personas tienen por fin un hogar. “Las vidas de estas familias se han transformado por completo. Han estado viviendo en chabolas durante cinco décadas. La mayoría de ellas nunca contempló que algún día viviría en una casa. La ilusión por este nuevo comienzo no se puede expresar con palabras”, indica Moncho.  

Nellore

Las viviendas cuentan con dos habitaciones, cocina y un baño, pero sobre todo un techo bajo el que sus hijos e hijas puedan crecer con seguridad. Ahora, además, cuentan con el apoyo y la información necesarios por parte de las autoridades locales para seguir avanzando hacia una vida con más oportunidades con acceso a educación y sanidad. 

Los slums son asentamientos de población muy extendidos en la India que no cuentan con instalaciones sanitarias ni suministro de agua. Normalmente se desarrollan en la periferia de las ciudades y son la consecuencia de la pobreza extrema en la que viven en sus aldeas, que tratan de revertir migrando hacia zonas urbanas, donde acaban sobreviviendo con empleos marginales y no regulados. Se estima que 8,8 millones de familias viven en los más de 33.000 slums que hay en la India.  

 

AQUÍ puedes descargar MATERIAL DE PRENSA (fotos, imágenes en bruto, testimonios con transcripción) accediendo con la contraseña FVFNellore2022