La Fundación inaugura su primera Escuela Inclusiva de Primaria

El complejo está construido con criterios de accesibilidad para normalizar la integración de las personas con discapacidad

Las instalaciones de la nueva Escuela de Educación Inclusiva de Primaria han abierto sus puertas este 17 de agosto en Anantapur. En este centro niños y niñas de 1º a 5º curso, con y sin discapacidad, estudiarán y convivirán en un complejo educativo, el primero en integrar estándares de accesibilidad, seguridad, calidad y movilidad internacionales.

El edificio, cuya construcción ha sido coordinada por el arquitecto Daniel Knight, está comunicado con la Escuela Inclusiva de Secundaria de la que se aprovecharán recursos como la sala de informática o el comedor. De este modo se fomenta la interacción de los más pequeños con los alumnos y las alumnas de cursos superiores a los que podrán acceder una vez terminada la educación primaria. La escuela acogerá de momento a 60 niños y niñas, 32 con discapacidad, aunque tiene capacidad para 120.

El acto de inauguración estuvo liderado por Anna Ferrer, presidenta de la FVF, Jordi Folgado, director general, Dasarath Ramadu, director del Sector Discapacidad, Sagar Murthy, director del Sector Hábitat, y Lluís Pastrana junto con Carme Batalla, de la Associació Josep Vidal i Llecha que ha financiado el centro construido con criterios de arquitectura inclusiva. Los colores brillantes con los que están pintadas las puertas y ventanas de las salas ayudan a los alumnos y alumnas con dificultades visuales a reconocer sus clases. El relieve del suelo les permite también identificar el lugar al que dirigirse y los cambios de direccionalidad. Además la escuela cuenta con dos bloques de baños, uno de ellos con un cubículo adaptado para niños y niñas con movilidad reducida.

Tras la visita, Anna Ferrer, Jordi Folgado y Lluís Pastrana dedicaron unos minutos al auditorio de niños y niñas que asistieron al evento. Los discursos motivaron a los estudiantes mostrándoles lo importante que es la educación para su futuro, no solo profesional sino también personal, ya que la formación les ayuda a desarrollar habilidades sociales y comunicativas esenciales.

Los asistentes pudieron disfrutar de las voces de un conjunto de estudiantes de la Escuela Inclusiva de Secundaria que amenizaron el acto cantando. Así, el encuentro finalizó repartiendo dulces a los niños y niñas que asistieron a la inauguración.