La Fundación vende cerca de 3.000 rosas de crockery durante la jornada de Sant Jordi

Descripción de la imagen

La Fundación Vicente Ferrer se sumó, otro año más, a la celebración del día de Sant Jordi en Catalunya, y lo hizo proponiendo una rosa muy particular. La organización, que estuvo presente en diversos puntos clave de la ciudad de Barcelona, en Tortosa y en Viladecans durante toda la jornada del 23 de abril, vendió cerca de 3.000 flores de crockery venidas desde la India y elaboradas artesanalmente por mujeres con discapacidad de Anantapur. El beneficio de las ventas revertirá en el programa de integración social y laboral de estas mujeres que la Fundación lleva a cabo desde 2001 bajo la marca Colaboración Activa.

Rosas solidarias para aquellas personas que deseaban regalar algo más que una sencilla flor. Ésa fue la propuesta que la Fundación hizo este Sant Jordi a los catalanes. Para ello, dispuso de mostradores de venta en lugares estratégicos de la ciudad de Barcelona como Las Ramblas, Paseo de Gracia, el centro comercial Pedralbes, la calle París o la Plaza Lesseps.

En los mostradores de la organización se vendieron también puntos de libro artesanales de Colaboración Activa, el comercio solidario de la Fundación, y dos de los libros publicados hasta ahora sobre la vida y el pensamiento de Vicente Ferrer, fundador de la ONG: “Vicente Ferrer. La Revolución silenciosa”, de Alberto Oliveras, y “El encuentro con la realidad”.