La FVF participa en los Special Olympics de Los Angeles

Del 25 de julio al 2 de agosto se celebraron en Los Ángeles (EEUU) los Special Olympics, una competición que ha reunido a más de 7.000 atletas de entre 15 y 24 años de 170 países. A través del deporte, se pretende romper barreras sobre la discapacidad intelectual y contribuir al reconocimiento de un colectivo que sufre abandono y exclusión, sobre todo en la India rural.

Trece chicas y chicos de Anantapur han sido seleccionadas/os para participar en los Special Olympics de Los Ángeles representando a la India.  Han conseguido un total de 17 medallas: tres de oro, cinco de plata y nueve de bronce en disciplinas como badminton, voley, baloncesto, fútbol, tenis de mesa o levantamiento de pesas.

En 2010 la FVF puso en marcha el proyecto de Deporte y Discapacidad con el objetivo de empoderar a las personas con discapacidad intelectual. Su situación es especialmente grave en los contextos de extrema pobreza en las zonas rurales, donde estas personas son consideradas una carga familiar, menospreciadas y fuertemente discriminadas.

El programa está logrando excelentes resultados ya que el deporte es una herramienta que puede contribuir a fomentar la autoestima, las habilidades sociales y el espíritu de superación. Las personas participantes además, forman parte de una iniciativa más ambiciosa para lograr su autonomía a través de la inclusión sociolaboral. Paralelamente a sus entrenamientos reciben formación profesional para que dispongan de herramientas que les faciliten el acceso al mercado laboral y puedan contribuir en el gasto familiar.

La Fundación dispone de uno de los centros deportivos para personas con discapacidad más importantes del país con  34 atletas que residen en el centro y participan en el proyecto. Este proyecto ha demostrado que, a través de las actividades deportivas, los participantes mejoran su salud física y psíquica y que obtienen el reconocimiento social esperado en sus comunidades. Para Moncho Ferrer, director de Programas de la FVF, los límites están solo en la mente.