La hepatitis B afecta a 40 millones de personas en la India

Savithri atiende a una paciente en el Hospital de Bathalapalli

Savithri abre el libro de vacunaciones del Hospital de Bathalapalli. Ordenadas por fecha en una cuadrícula, señala con el dedo las vacunas contra la hepatitis B proporcionadas a 27 jóvenes hace quince días. En la India, al menos 40 millones de personas sufren el virus crónico de la hepatitis B, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Entre 6 y 12 millones de personas están infectadas por la hepatitis C y la hepatitis A es la más frecuente en niñas y niños. La hepatitis es una inflamación del hígado, el órgano más grande dentro del cuerpo, que ayuda al organismo a almacenar energía, eliminar toxinas y digerir los alimentos. El virus ataca las células del hígado y, dependiendo del tipo de infección, recibe una clasificación u otra. Según el Plan Nacional del Gobierno indio contra la hepatitis, este virus viral se reconoce como un problema de salud pública.

La mayoría de los casos que recibimos de hepatitis en Bathalapalli son del tipo B y normalmente los pacientes no presentan ningún síntoma. Se les detecta a través de análisis de sangre, cuando acuden por otro motivo u enfermedades al hospital”, señala el doctor Venkataramana, desde su consulta en el Hospital. Algunos afectados por el virus no presentan síntomas, pero es fácil de detectar cuando un paciente acude por pérdida de apetito, náuseas, dolor abdominal, sudoración, ictericia o diarrea.

Cuando se detecta, se establece un protocolo de vacunación e información sobre el virus. A pesar de que no haya muchos casos, hay mucha desinformación y desconocimiento”, añade la enfermera Savithiri. “Es muy fácil que se propague a través del sudor. Los casos más frecuentes los encontramos en hombres, pero también hay mujeres embarazadas afectadas y, por ello, hacemos arduos chequeos durante el embarazo”, remarca Savithiri.

La inflamación del hígado puede llevar a la muerte. La OMS estima que al menos 20 millones de personas en el mundo están afectadas por la hepatitis E y 50.000 mueren cada año. “También tenemos casos de hepatitis E y C, pero cada vez son menos frecuentes”, comenta el doctor. En la India, según los datos facilitados por el gobierno, entre el 15-25% de las y los portadores de hepatitis B sufren cirrosis y cáncer de hígado.

 

Alta incidencia en las zonas rurales

La falta de acceso a agua potable, los precarios sistemas de alcantarillado o pozos en muchas áreas de la India rural incrementan el riesgo de enfermedades. El 70% del agua en la India está contaminada y la práctica tan arraigada de la defecación al aire libre aumenta el riesgo de propagación de la hepatitis E y otras enfermedades como el cólera. La propagación del virus es muy rápida y, si una persona queda infectada, es posible que se expanda a toda la comunidad. “Esto ha ocurrido aquí recientemente con un joven que formaba parte de un equipo de béisbol. Al final, todos sus compañeros vinieron a hacerse análisis y dieron positivo”, especifica Savithiri.

El estudio de la OMS menciona que la hepatitis E aparece durante la época monzónica y en zonas afectadas por inundaciones y sequía.

 

Texto: Aurora Díaz Obregón