La India estudia privatizar la gestión del agua

Compartir:

La falta de lluvias, el cambio climático, la escasez de agua para el consumo de boca y regadío, el mal uso de los recursos hídricos y su contaminación están en las conversaciones diarias de los habitantes de la India, el país donde vive el 17% de la población mundial pero que sólo cuenta con el 4% del agua del mundo. Ahora, el borrador de una nueva ley nacional de agua propone la privatización en la gestión de este recurso, al tiempo que demanda la total recuperación de los costes del servicio actualmente subvencionado. Asimismo, pide la eliminación de ayudas para el consumo doméstico y agrícola.

Esto podría conllevar fuertes aumentos en su coste. Mientras el texto sugiere que estas políticas ayudarían a reducir el mal uso que se hace de este recurso. La ley, que se aprobará este mes de marzo tras el periodo de debate, tiene la oposición de algunos Estados, así como de expertos y la sociedad civil.

A pesar de que el texto enumera las diferentes dimensiones del problema del agua en la India y reconoce que es un derecho esencial para las personas y el ecosistema, la ley no convence. Varios expertos consideran que en este proyecto el acceso al agua no queda suficientemente reconocido como un derecho humano fundamental y en algunos casos se considera un bien económico. "El rol de proveedor de servicios del Estado tiene que cambiar gradualmente al de regulador de los servicios (…). Los servicios relacionados con el agua deben ser transferidos a la comunidad y/o al sector privado", apunta el texto. En 2005 el Banco Mundial hizo una recomendación similar. De aprobarse el texto, la duda generalizada es saber cómo se ejecutará en los diferentes Estados y qué instrumentos legales se crearán para blindar un derecho tan fundamental para los ciudadanos

K. J. Joy, coordinador del foro de diálogo sobre conflictos del agua en la India, que ha enviado sus observaciones al Gobierno, ha afirmado que los agricultores se verían gravemente afectados si se privatizan los servicios hídricos. "Esto haría subir el precio del agua excluyendo a los agricultores de los servicios de riego; así, el agua de riego podría ser usada sólo por organismos comerciales, perjudicando los cultivos de comida de los pequeños agricultores”, ha declarado a The Times of India.

Sin agua para beber en Anantapur

Las noticias se vuelven más y más duras cada día. Las altas temperaturas, que este año han llegado antes de tiempo, han agotado las reservas de muchos pueblos y los meses más críticos, abril y mayo, aún están por llegar. No hay agua para beber. Esta es la situación en el 15% de los pueblos de Anantapur y Kurnool, donde la Fundación Vicente Ferrer (FVF) inició hace más de 40 años la construcción de pozos. Para paliar esta situación el Gobierno está distribuyendo agua en cisternas, cubriendo las necesidades básicas de la población de estas zonas. "Además, muchas personas están intentando sacar provecho de esta situación. Se sabe que varias plantas purificadoras del distrito operan ilegalmente, y venden el agua en los pueblos como si estuviera purificada pero no hay garantías", ha explicado Nageswara Reddy, director de ecología de la FVF.

Con o sin sequía, la gestión del agua es una asignatura pendiente en la India, un país donde sólo el 32% de las personas tienen acceso a agua potable en sus hogares y un 17% tiene que desplazarse más de 500 metros a la fuente más cercana. La estrategia en el diseño de las políticas nacionales y la creación de un cuerpo legal que las respalde es clave para garantizar a la población un derecho fundamental para el ser humano.