La infancia tiene el superpoder que el mundo necesita

• La campaña #ApadrinaUnMundoMejor es un reconocimiento a todos esos niños y niñas que han dado una lección de resiliencia y compromiso durante la crisis sanitaria de la COVID
Compartir:

La Fundación Vicente Ferrer (FVF) presenta la campaña Apadrina un mundo mejor. Se trata de una iniciativa para promover el apadrinamiento de niñas y niños que pertenecen a familias vulnerables del sur de la India y que pone en valor el gran potencial que la infancia de todo el mundo tiene para transformar y mejorar la sociedad. La infancia tiene el superpoder que el mundo necesita, y que no es otro que el de cambiar el futuro. Ese es el valor que la FVF quiere poner de relieve con su campaña.

Apadrina un mundo mejor nace de la convicción de que la infancia está dando una gran lección de compromiso, capacidad de adaptación y resiliencia a toda la sociedad

En un año marcado por la pandemia mundial de la COVID-19, la infancia, uno de los colectivos más afectados por las medidas de confinamiento, ha demostrado en cambio ser uno de los más resilientes y con mejor capacidad de adaptación a las circunstancias. Lo siguen demostrando con una vuelta a la escuela atípica, siguiendo las medidas de prevención y protocolos: jornadas escolares con mascarilla, higiene constante de manos, distancia social y grupos burbuja que muchas veces implican estar separados de sus amistades. Apadrina un mundo mejor nace de la convicción, por parte de la organización, de que la infancia aquí, en la India y en el resto del mundo, está ofreciendo una gran lección de compromiso, capacidad de adaptación y resiliencia a toda la sociedad.

Infancia resiliente y solidaria
Así lo constata el estudio "Infancia confinada", realizado por la socióloga Marta Martínez, el sociólogo Iván Rodríguez y la abogada Gabriela Velásquez. El estudio destaca la resiliencia y solidaridad de niños y adolescentes ante la crisis del coronavirus a pesar de tener también sentimientos de preocupación, tristeza o aburrimiento. El estudio, que analiza cómo 425 niños y niñas de entre 8 y 14 años han vivido  en España la situación, retrata a la población infantil y adolescente mucho más resiliente y consciente de la realidad de lo que los adultos suponen. Concluye que son sujetos concienciados de sus derechos y comprometidos con el confinamiento. Y que, en este grupo de población, hay menores mucho más vulnerables a la situación.

Por qué apadrinar
Estamos viviendo una situación excepcional en todo el mundo. La FVF está centrada en paliar los efectos de la pandemia en el sur de India donde la población rural se ha visto especialmente afectada económica y sanitariamente. Además, la pandemia ha supuesto para muchos niños y niñas la interrupción de su vida escolar desde el mes de marzo, ya que en las zonas rurales la precariedad de las conexiones ha hecho imposible el seguimiento online de programas educativos alternativos. La FVF ha hecho un intenso trabajo para acompañar a los más pequeños y garantizar ahora su regreso a las escuelas o el seguimiento de clases online.

En el mes de abril, la ONU ya apuntaba que entre 42 y 66 millones de niños y niñas podrían caer en situación de pobreza extrema en todo el mundo debido a la crisis. Estas cifras se sumarían a los 386 millones que ya se encontraban en esa situación en 2019. Ante esta realidad, la FVF anima a colaborar en el desarrollo de las comunidades rurales a través del apadrinamiento, para garantizar que todos los niños y niñas tengan acceso a educación, a recibir atención médica y a tener una vivienda. Con ello no solo mejoran las oportunidades de futuro de los menores sino también las de toda la comunidad en la que viven.

Si quieres apadrinar un mundo mejor, puedes colaborar aquí.