fbpx Lakshmidevi: “Hablar entre mujeres es la única manera de lograr un cambio"

Lakshmidevi: “Hablar entre mujeres es la única manera de lograr un cambio"

En India 44 millones de mujeres son viudas, y muchas de ellas continúan sufriendo en silencio los estigmas sociales
Compartir:

“Me casarón a los 13 años, cuando era una niña”, afirma Lakshmidevi. Y con tan solo 18 se quedó viuda.  Su marido era conductor de autorickshaw y fue arrollado por un camión. “Cuando supe que mi marido había muerto, sentí que me moría también. Las mujeres dependemos completamente del marido, sin ellos no nos permiten hacer nada”, afirma. Lakshmidevi sabía la vida que le esperaba a partir de ese día. Su mundo se desmoronaba, pero tenía un hijo de 2 años y otro de 3. Debía seguir adelante por ellos. “Mis hijos me dieron fuerza. Es por ellos que me levanto cada mañana”, explica Lakshmidevi.

FVF

Después de aquel accidente Lakshmidevi fue obligada a encerrarse en casa. Vivía  un duelo forzado. La tradición que marca que las mujeres que pierden a su marido no pueden hacer nada durante 3 meses sigue todavía prevalente en algunas zonas rurales. “No podía salir ni para ir a comprar, y en casa tampoco me permitían hacer nada. Solo observaba como mi hermana hacia las tareas”, explica con la mirada baja. Sus padres le llevaban comida y le proporcionaban apoyo económico, y su hermana hacía todo lo que ella hubiese hecho si aquel accidente nunca hubiese tenido lugar.

Después de tres meses, Lakshmidevi ya no estaba obligada a quedarse en casa, pero tampoco podía salir libremente. Cada vez que salía a la calle sus vecinos cuchicheaban, le lanzaban miradas de desaprobación y le exigían que volviera a entrar a su casa. “En nuestra cultura hay la superstición de que las mujeres viudas traen mala suerte. Dicen que nosotras somos las culpables de la muerte de nuestros maridos. Por ello no quieren que salga de casa,  no quieren mirarme a los ojos. Creen que si me miran les pasarán cosas horribles. Pero no entienden que yo soy un ser humano y que nada de lo que le pasó a mi marido es mi culpa”, confiesa Lakshmidevi mientras las lágrimas le recorren las mejillas.

FVF

Lakshmidevi temía salir de casa. Ir a hacer la compra se convirtió en una pesadilla. “Muchos días esperaba a que mis hijos se despertaran para que ellos pudieran ir a la tienda”, relata. Pero otros días no tenía más remedio que ir. Y la juzgaban y evitaban pasar por su lado para no cruzarse con su mirada. “Un día fui a comprar leña,  y cuando volvía por la carretera vi a mi tío que se acercaba con la moto. Yo le iba a saludar, y cuando se dio cuenta de que era yo, dio media vuelta y se marchó”, explica Lakshmidevi mientras confiesa no entender como alguien de su propia familia puede tratarla así.

Hoy, 13 años después de la muerte de su marido, sigue escuchando comentarios a diario, le siguen haciendo el vacío…“Ahora ya les ignoro, estoy cansada”, confiesa a la vez que reconoce que durante muchos años ha sufrido depresión.

FVF

“Rezo cada día para que esto no le pase a ninguna otra mujer”, explica mientras admite que vive en una sociedad llena de supersticiones y estigmas que van pasando de generación en generación. “Solo cuando la gente deje de creer en este tipo de supersticiones habrá un cambio”, explica. Para formar parte de este cambio ella comparte con sus hijos su situación y todos los abusos que tiene vivir solo por el hecho de ser viuda. “Cuando veo el sufrimiento de mi madre entiendo lo complicada que es la vida para las mujeres viudas. Ahora, mi hermano y yo tenemos claro que siempre respetaremos y apoyaremos a las mujeres”, explica Suresh el hijo mayor de Lakshmidevi.

FVF

No solo habla con sus hijos. “Cuando voy a trabajar a la obra cada día conozco a otras mujeres que pasan por situaciones parecidas a la mía. Me gusta hablar con ellas, nos escuchamos y apoyamos”, explica Lakshmidevi. Saber que alguien las entiende y les ofrece apoyo se convierte en esencial. “Además, les explico a todas las mujeres como yo salí adelante gracias a los programas de La Fundación”, remarca.  

Las charlas de sensibilización que la FVF ofrece en su región y sus compañeras de sangham la ayudaron a ganar confianza y a darse cuenta de su valor propio,  y el Programa de Nutrición para Mujeres Viudas le ayuda mensualmente a sacar a sus hijos adelante. Desde el 1980, la Fundación Vicente Ferrer ha trabajado para mejorar las condiciones de vida de las mujeres, especialmente de las viudas, creando una red de sanghams donde participan 93.829 mujeres. Y ha garantizado asistencia nutricional continua a 2.365 viudas de los distritos de Anantapur y Kurnool.

FVF

“Recomiendo a todas las mujeres viudas que acudan a los programas de La Fundación para que podamos conocernos entre nosotras, porque después de todos estos años me he dado cuenta de que hablar con otras mujeres es la única manera de lograr un cambio”, admite Lakshmidevi.

 

Texto y fotos: Núria Navarro