fbpx Laura Gavaldà: “Es una utopía pensar que podemos vivir en un mundo sin la amenaza de nuevas pandemias”

Laura Gavaldà: “Es una utopía pensar que podemos vivir en un mundo sin la amenaza de nuevas pandemias”

• ¿Transformará la sociedad la COVID-19? En la serie de entrevistas "Voces para la pandemia" reflexionamos sobre ello con personas referentes en el mundo de la salud, la sociología, el pensamiento y la comunicación para intentar aportar una mirada global a esta crisis que algunas voces ya han calificado como el verdadero inicio del siglo XXI.
Compartir:

Laura Gavaldà es especialista en medicina preventiva y salud pública. Es responsable del Programa de Prevención de Infecciones-Bioseguridad Ambiental e Higiene Hospitalaria del Hospital de Bellvitge (Barcelona).

¿En qué consiste el trabajo en medicina preventiva? 

El equipo de higiene hospitalaria y bioseguridad ambiental es el responsable de establecer las políticas de prevención de infecciones relacionadas con el entorno hospitalario. Nuestro equipo trabaja codo a codo no solo con los profesionales que prestan actividad asistencial, sino también con el departamento de ingeniería hospitalaria y de hotelería.

Otra tarea muy importante del equipo es la promoción de buenas prácticas en los profesionales, como la higiene de manos, a través de estrategias de divulgación y formación. Finalmente, también asesoramos a los equipos directivos en la toma de decisiones desde el punto de vista técnico.
 

Subraya el poder de la higiene para combatir infecciones. Parece que esta pandemia nos ha impartido un curso acelerado de algo que debería ser habitual.

En el medio hospitalario el ambiente inanimado tiene un papel muy relevante en la adquisición de las denominadas “infecciones nosocomiales”, que se adquieren durante la atención sanitaria. Las manos juegan un papel importante en la transmisión cruzada de muchas infecciones. Para mantener un ambiente seguro deben establecerse políticas muy rigurosas de limpieza, desinfección, saneamiento y diseño de instalaciones y espacios. Y además deben seguirse comportamientos individuales responsables, como una correcta higiene de manos.

La pandemia ciertamente ha puesto de manifiesto todas estas cuestiones. Lavarse bien las manos y mantener unos hábitos higiénicos en casa, como una buena ventilación, son cuestiones bien conocidas que ahora más que nunca nos resultan imprescindibles.

"Higiene manos"

Debemos ser humildes y corregir nuestra actitud prepotente con la tierra y con todos los seres que la habitan. Un virus, el ser más diminuto que existe, ¡nos ha ganado por goleada!


Desde la OMS apuntan que debemos considerar nuestra salud en conexión con la salud animal y medioambiental. ¿Hasta qué punto las pandemias están relacionadas con los problemas medioambientales? ¿Debemos prepararnos para futuras pandemias?

La OMS difunde desde hace años el enfoque “One Health” o “Una sola salud”, esto es, abordar los problemas de salud emergentes bajo una visión global e integradora de la salud de las personas, la salud animal, la salud vegetal y el medio ambiente. La actual pandemia de COVID-19 está ayudando a visualizar otras pandemias de comportamiento menos explosivo, pero con las que ya estamos conviviendo. Una de ellas es la resistencia a los antibióticos: debe abordarse necesariamente bajo el concepto de “Una sola salud”, y muy especialmente estableciendo políticas de consumo responsable de antibióticos tanto en salud humana como en salud animal.

Es una utopía pensar que podemos vivir en un mundo sin la amenaza de nuevas pandemias. La clave está en prevenirlas de manera precoz, en evitar el paso de epidemia a pandemia. Nos guste o no, debemos admitir que los microorganismos tienen una enorme inteligencia colectiva. Los humanos debemos aprender de esta inteligencia colectiva, cooperar entre nosotros enfocándonos a un bien colectivo común. Debemos ser humildes y corregir nuestra actitud prepotente con la tierra y todos los seres que la habitan. Un virus, el ser más diminuto que existe, ¡nos ha ganado por goleada!
 

La India es el segundo país con más contagios después de los EUA. En cambio, los índices de supervivencia y recuperación son más altos que la media. ¿A qué puede atribuirse?

Los datos actuales muestran que en la India, al igual que otros países de renta baja, la tasa de letalidad (número de personas que fallecen respecto al total de personas infectadas) es mucho menor que la de los países occidentales. Este fenómeno sorprende por tratarse de países con sistemas de salud más precarios. Se han apuntado diferentes explicaciones, desde que se trata de poblaciones más jóvenes, con menor prevalencia de obesidad y de enfermedades autoinmunes, hasta factores climáticos. Por el momento son hipótesis.

hospital
 

Creo que hay que volver a poner en valor el papel de la salud pública “de a pie”, acercando la salud comunitaria a la ciudadanía. Una frase muy repetida ha sido que esta pandemia no se gana en los hospitales, sino en el ámbito comunitario y social.
 

¿Qué papel cree que tiene la cooperación al desarrollo en esta emergencia sanitaria y social global?

Lógicamente, en situación de pandemia la prioridad de las organizaciones implicadas en la cooperación al desarrollo debe ir dirigida a limitar la expansión de la enfermedad. Mi percepción personal fue que durante la primera ola se produjo un aprendizaje bidireccional. Debido a la escasez a nivel mundial de equipos de protección y de dispositivos esenciales para hacer frente a la pandemia en muchos países occidentales, nos vimos obligados a aplicar innovación frugal, ideando soluciones con escasos medios materiales. Por ello, seguíamos con mucho interés las experiencias de organizaciones acostumbradas a trabajar en situación de emergencia. Creo que hay que volver a poner en valor el papel de la salud pública “de a pie”, acercando la salud comunitaria a la ciudadanía. Una frase muy repetida ha sido que esta pandemia no se gana en los hospitales, sino en el ámbito comunitario y social.


Entrevista de Ana Belén Cañaveras