Los hospitales de la Fundación se reorganizan para no dejar a nadie atrás

• Técnicos de sensibilización se desplazan para repartir medicinas a los pacientes con VIH y tuberculosis que no pueden acudir al hospital


• Bebés prematuros y con talasemia siguen recibiendo tratamiento en instalaciones cercanas, debido a que Hospital de Bathalapalli atiende exclusivamente casos de coronarivus
Compartir:

El hospital de Bathalapalli analiza cada día en su laboratorio unas 100 muestras de personas con síntomas de coronavirus, de acuerdo con los protocolos establecidos con el Gobierno, que declaró este hospital centro de referencia para el seguimiento de estos pacientes. Desde entonces, acoge a una veintena de pacientes y la cifra irá en aumento, aunque los datos no muestran de momento una tendencia que pueda desbordar la capacidad de los hospitales. A día de hoy, el distrito de Anantapur, con cuatro millones de habitantes, ha registrado cuatro muertes y 37 casos activos, según las cifras oficiales.

El Hospital ha divido en dos niveles, un primero nivel para pacientes leves que no requieren oxígeno y un segundo nivel para pacientes que necesiten respiradores. Este segundo nivel aún no cuenta con ningún paciente.

Equipos de la FVF se encargan de hacer llegar las medicinas a pacientes tratados por VIH y tuberculosis

Para proteger la seguridad de los pacientes, el hospital de Bathalapalli ha suprimido toda su actividad habitual, exceptuando su unidad de Enfermedades Infecciosas, que acoge a pacientes con VIH y tuberculosis y que se encuentra localizada en el mismo complejo hospitalario, pero en un ala completamente separada del resto. Este hospital ha registrado un descenso significativo de su actividad debido a que los pacientes que acuden para recibir tratamiento no pueden desplazarse en transporte público debido precisamente a las recomendaciones de mantener la distancia física. En cualquier caso, el equipo de sensibilización de la Fundación Vicente Ferrer se encarga de entregar medicinas en algún punto lo más cercano a sus casas posible.

El principal problema con este tipo de pacientes es la entrega de los paquetes nutricionales para cuidar de su sistema inmunitario, precisamente por esta falta de acceso al transporte. La Fundación trata de resolver este problema de manera urgente porque se trata de pacientes con una situación de vulnerabilidad muy acusada.

El doctor Bala advierte de una posible presión asistencial en Kalyandurg respecto a los partos, por los numerosos centros privados que están cerrando en la zona

Por otro lado, la Unidad de Ginecología y Obstetricia prosigue su actividad, aunque ha sido trasladada a otro campus. En este centro, los pacientes con talasemia siguen recibiendo su tratamiento y los bebés prematuros reciben atención pediátrica.

En otro de los hospitales de la Fundación, el de Kalyandurg, también se ha suprimido toda actividad exceptuando la asistencia a partos y pediatría. El director de hospitales, el doctor Bala, advierte de un crecimiento en la presión asistencial debido al cierre que están registrando muchos centros privados. El hospital de Kanekal ha suspendido todos sus servicios que no son de urgencias, pero sigue realizando seguimiento a mujeres embarazadas.

Ayúdanos a paliar el impacto de la pandemia en una zona con un alto índice de pobreza. Colabora clicando aquí