Los propósitos de 2020 inspiran la nueva campaña de la Fundación Vicente Ferrer

• #Mepropongoapadrinar es una invitación a transformar el futuro de niños y niñas del sur de la India, cruzando sus propósitos con el de personas solidarias
El apadrinamiento permite dar estabilidad a los proyectos diseñados para el empoderamiento de las comunidades locales
Compartir:

La Fundación Vicente Ferrer presenta la campaña ‘Me propongo apadrinar para estas fiestas navideñas con el objetivo de poner en valor el apadrinamiento como estrategia de desarrollo y erradicación de la pobreza de las comunidades rurales del sur de la India.

La campaña se inspira en una reflexión recurrente que todos y todas hacemos por estas fechas, cuando hacemos balance de nuestra vida y nos planteamos esforzarnos para mejorarla: los propósitos de Año Nuevo. La propuesta cruza los propósitos de uno y otro lado del mundo invitando a las personas solidarias a participar en el compromiso con la justicia social.

Propósitos habituales y aparentemente accesibles, como leer más, estudiar, cuidar mejor de nuestra salud o simplemente ser más felices, tienen implicaciones diferentes aquí y en los países en desarrollo. Por ello la Fundación nos invita a plantearnos: ¿Y si nuestro propósito es hacer realidad el suyo?

Los protagonistas de la campaña son Anitha, Niranjan, Iswararya y Kaeerthama, estudiantes de la escuela inclusiva de la Fundación.

Qué significa apadrinar

Miles de niños y niñas de la India han tenido a acceso a la educación y a la sanidad gracias al Programa de Apadrinamiento de la Fundación Vicente Ferrer, una de las fórmulas más eficientes para el desarrollo y el empoderamiento de las comunidades rurales en el sur de la India. El objetivo de la organización es garantizar el bienestar y la formación de los más pequeños con el fin de que lideren el desarrollo socioeconómico de sus aldeas en el futuro.

Pero apadrinar es también el primer paso para romper el ciclo de la pobreza en la India, haciendo fuerte a la comunidad y convirtiéndola en la protagonista de su propio desarrollo. Gracias al apadrinamiento, es posible la construcción de infraestructuras básicas y sistemas de almacenamiento de agua para los agricultores, electrificación de aldeas o construcción de espacios comunitarios. También se promueven acciones dirigidas a la formación en liderazgo y conocimiento de derechos de la población más vulnerable. Con todo ello, se consigue un cambio social destinado a romper el ciclo de la pobreza.

Gracias al apadrinamiento, en el último año, miles de niños y niñas de las aldeas acuden a las 1.300 escuelas de refuerzo para mejorar su rendimiento académico, más de 842 menores con discapacidad -un colectivo muy estigmatizado en la India- acuden cada día a clases en centros de la FVF y se han entregado suplementos nutricionales a 29.000 niños y niñas.

#Mepropongoapadrinar espera conseguir la implicación de personas solidarias, que entiendan la necesidad de incluir en su lista de propósitos su voluntad de mejorar el mundo mejorando las expectativas de muchos niños y niñas en la India y de sus familias.