Madakasira estrena escuela

Un grupo de alumnos y alumnas del Colegio Iale de Valencia viajó a la India para acudir a la inauguración
Más de 160 centros educativos españoles e indios participan en un proyecto de educación en valores e intercambio de culturas
Compartir:

La Fundación Vicente Ferrer (FVF) inauguró el pasado 24 de enero una escuela en Konkallu (Madakasira), una de las zonas más pobres del distrito de Anantapur. Se trata de la primera escuela que la organización inaugura este año en Anantapur y a la que acudirán a partir de ahora 140 alumnas y alumnos de la zona. El edificio también podrán utilizarlo otros colectivos de la comunidad como mujeres o personas con discapacidad para reuniones o talleres de formación. Al evento de apertura asistieron profesorado y alumnado del Colegio Iale de Valencia.

Este centro valenciano está comprometido con la Fundación desde hace años y participa en los programas educativos School to School  y Mandala igualdad.

Estos programas pretenden sensibilizar al alumnado de primaria y secundaria de las escuelas españolas, explicando el día a día de los escolares de la India. Pero sobre todo, trata de dotar al profesorado de herramientas pedagógicas para impulsar acciones de educación en valores en el aula.

El programa School to School va dirigido a alumnos y alumnas de primaria y consiste en un intercambio cultural y de tradiciones entre una escuela india y una escuela española. En la actualidad, participan más de 160 centros educativos de España y de la India. El programa Mandala Igualdad pretende promover una reflexión crítica entre el alumnado de educación secundaria sobre las principales causas de las desigualdades, la exclusión y la pobreza.

Durante este último año, la escuela valenciana Iale se ha involucrado en la construcción de esta escuela en la región de Madakasira. Tras un año organizando actividades de diferente índole, los alumnos y alumnas del centro han conseguido reunir casi el coste total del proyecto.

La educación en valores resulta vital para contribuir al desarrollo de una ciudadanía corresponsable, activa y crítica, defensora de los derechos humanos y con capacidad para conseguir una transformación social que contribuya a lograr un mundo más equitativo y justo.