María Francisca Perelló y Luz María Sanz explican el proyecto NETS en el Mutua Madrid Open

• Más de 3.500 niñas y niños de zonas rurales de Andhra Pradesh han mejorado su bienestar, sus habilidades para la vida diaria y sus oportunidades de futuro gracias a la alianza entre la Fundación Rafa Nadal y la Fundación Vicente Ferrer, que está a punto de celebrar 15 años.
Compartir:

La Nadal Educational Tennis School, (NETS), un proyecto conjunto de la Fundación Rafa Nadal y la Fundación Vicente Ferrer (FVF) para transformar la vida de la infancia más vulnerable en las zonas rurales del sur de la India, tuvo un espacio propio en el Mutua Madrid Open, uno de los torneos deportivos de tenis más importantes en España.

María Francisca Perelló, directora de la Fundación Rafa Nadal, y Luz María Sanz, directora general de la FVF, explicaron su alianza y compromiso desde hace casi 15 años en un proyecto académico y deportivo por el que han pasado 3.500 niñas y niños que han logrado transformar sus vidas gracias al tenis.

La entrevista coincidió con el anuncio del premio Laureus Solidario a la Fundación Rafa Nadal, un galardón que, para María Francisca Perelló “reafirma nuestra visión de que el deporte tiene el poder de transformar la sociedad y provocar cambios importantes. Todo el equipo está muy emocionado. Lo vivimos con una inmensa alegría e ilusión y como un compromiso para seguir trabajando y conseguir resultados positivos”.

Precisamente NETS, localizado en el distrito indio de Anantapur, Andhra Pradesh, fue el primer proyecto de la Fundación Rafa Nadal, en 2010.  “NETS es más que una escuela de tenis, es un aprendizaje para la vida”, señaló Luz María Sanz. “En esta escuela, a la que cada año asisten niñas y niños de distintas castas y orígenes sociales, no solo reciben clases de tenis, sino también de  informática e inglés, además de apoyo nutricional y revisiones médicas periódicas. Según Perelló, “el deporte es el eje porque inculca valores como el respeto, el compañerismo, la superación y esas son habilidades que se proyectan en la vida diaria”.

Sanz destacó que la motivación y el disfrute del juego es un elemento “que proporciona fuerza a los más pequeños. En el terreno de juego no hay diferencias sociales ni de género. Además sus efectos llegan a todo el entorno familiar porque se convierten en modelos positivos en sus aldeas”.

Sanz recordó el caso de Pallavi, “una joven muy tímida porque era una mujer”. Empezó en NETS en 2012. “Ahora ha viajado, sabe inglés y se maneja con las tecnologías de información. Su vida ha cambiado y ahora es ella la que está cambiando la de los demás porque es entrenadora en la escuela”. En este sentido, Perelló expresó que “el entorno rural no favorece a las mujeres y por eso es tan importante empoderarlas. Hoy muchas son voluntarias, que es el paso previo a ser entrenadoras”.

Perelló y Sanz destacaron que a ambas fundaciones les une situar a las personas en el centro de su acción y la voluntad de abrir la puerta a un futuro más esperanzador para que las niñas y niños sean capaces de aspirar a sueños que nunca se había propuesto por el hecho vivir en entornos muy limitados. En definitiva, el deporte es una forma de vida enfocada en el bienestar, la salud y las habilidades para construir un futuro lleno de posibilidades.

Si quieres ver la entrevista completa haz click aquí.