fbpx Marta González-Moro: “Ante los retos titánicos que enfrentamos como humanidad es impensable no contar con las alianzas multisectoriales”

Marta González-Moro: “Ante los retos titánicos que enfrentamos como humanidad es impensable no contar con las alianzas multisectoriales”

 entrevista Marta García-Moro
21 gramos
Compartir:

Marta González-Moro es directora y socio-fundadora de 21gramos, agencia de branding y comunicación B Corp que ayuda a activar la gestión ética de las marcas. Según esta CEO Activista, las marcas del SXXI son aquellas empresas que ya se están enfrentando y han puesto el acelerador para poder comprender las necesidades de la ciudadanía, con sus grandes desafíos medioambientales, sociales y tecnológicos.

 

-Estamos en una década crítica. La pandemia está siendo determinante y está haciendo que sobrevivan solo las empresas que tienen en su ADN el fin común.  Tenemos por delante acometer desafíos como la emergencia climática, las brechas sociales y la disrupción tecnológica. ¿Cuál es tu opinión?

Creo que es hora de pasar de las palabras a los hechos. Llevamos muchos años diciendo que queremos ser sostenibles y que impulsamos la transición y ahora toca hacer, pisar el acelerador. Acorde con lo más que demostrado por la comunidad científica, no podemos demorarnos más. Menos ADN y más ESG (Environmental, Social and Governance): tenemos que pasar del discurso de que la sostenibilidad y los compromisos, con los grandes retos, están en nuestro ADN a demostrar que están en nuestras políticas medioambientales, sociales y de gobernanza, - en el caso de las empresas y en nuestros hábitos sociales y de consumo como ciudadanos del siglo XXI-.

 

-A tenor, entre otros, de la Agenda 2030, en el mundo empresarial estamos viviendo un creciente compromiso social y ambiental. ¿Se trata de una estrategia de marketing o realmente crees que las empresas pueden ejercer un poder transformador real?

No es que crea que pueden ejercer ese poder transformador, sino que hay datos que lo demuestran. Como muestra, el último estudio que elaboramos junto al Foro de Marcas Renombradas Españolas –Repensar, escuchar, colaborar: informe sobre reporting, transparencia y sostenibilidad de las marcas–, que deja varios datos que indican que, si antes de la pandemia las empresas y marcas ya se encontraban en un momento de transformación, la pandemia sirvió para reconfirmar ese rumbo: por ejemplo, el 92 % de los encuestados afirman que trabajar en una transformación cultural que impulse la recuperación sostenible del conjunto de la economía constituye una prioridad para sus compañías. Por supuesto que hay algunas empresas que han hecho greenwashing, que han utilizado la sostenibilidad en su concepto más amplio como una manera de limpiar su imagen pero no podemos dejar que sus malas prácticas eclipsen el trabajo que se está realizando y que indica que el sector empresarial está cada vez más convencido de que no hay otra manera de hacer las cosas, de que esto no es una moda sino un modo.

 

-Para aquellas empresas que nos leen, casi todas pequeñas y medianas, explica por favor por qué han de transformarse, qué es lo que te empujó a ti como empresaria a hacerlo.

Es una pregunta que yo misma me hago muchas veces. El proyecto de 21gramos, – en 2022 cumplimos quince años –, no tiene explicación sin su propósito fundacional, co-crear una sociedad más justa, humana y sostenible; pero no somos una ONG, somos una empresa. El tiempo nos ha dado en cierta manera la razón: ser responsable es más “rentable” porque permite crear una organización más excelente, más resiliente (hemos superado las dos crisis de la década), más comprometida, más empática, más valiente. Al final es una empresa que conecta con los anhelos de la nueva sociedad de hoy y construye la sociedad que queremos para el mañana. Ahí subyace la propia supervivencia y sostenibilidad de las empresas, en ser relevantes o trascendentes para la sociedad en la que operan.

 

-¿Crees en el tándem empresa- tercer sector para multiplicar los resultados?

Ante los retos titánicos que enfrentamos como humanidad –la desigualdad, la emergencia climática, pandemias como la que hemos sufrido o como las que vendrán–, es impensable no contar con las alianzas multisectoriales. Es hora de superar los prejuicios excluyentes y asumir la necesidad imperiosa de sumar esfuerzos, voluntades y talentos diversos para enfocar los problemas con nuevas perspectivas capaces de aportar soluciones viables. El tercer sector conoce de primera mano la realidad de las brechas sociales, y ese conocimiento acumulado es de vital importancia para el análisis de nuevas soluciones, para conjugarlo con el poder de acción de otros agentes económicos y sociales y se presta como una verdadera oportunidad de cambio.

 

-Colaboras con nosotros desde hace años, ¿por qué en concreto nos has elegido, cuál crees que es nuestro mayor activo como socio?

La labor de la Fundación Vicente Ferrer es tremendamente transformadora. Me siento muy agradecida de ser socia desde hace mucho tiempo. Esta misma semana nos informaron de que nuestro primer apadrinado se había casado y literalmente me emocioné, como tantas veces a lo largo de estos años. Es una experiencia muy gratificante ver cómo el impacto a medio-largo plazo da frutos. Poner la dignidad de las personas en el centro de la estrategia es la semilla para la erradicación de la pobreza y la injusticia y eso, a pesar de las tempestades, siempre florece.