Medicina al servicio de la solidaridad

  • El II Encuentro de Voluntariado Médico de la FVF reúne a unos 30 facultativos con el objetivo de coordinar sus acciones en Anantapur y mejorar la asistencia a la población local
  • El coordinador de Sanidad de la FVF, Ferràn Aguiló, resalta que los niveles de atención de los tres hospitales rurales de la FVF son equivalentes a los de los hospitales comarcales de nuestro país

Barcelona acogió el pasado 23 de noviembre el II Encuentro de Voluntariado Médico de la Fundación Vicente Ferrer. Una treintena de facultativos de distintas especialidades se reunieron para exponer sus experiencias en terreno “con el objetivo de intercambiar los conocimientos acumulados por cada uno de ellos y abrirnos a la posibilidad de realizar proyectos conjuntos en beneficio de la mejora asistencial de la población rural de Anantapur”, explica Ferràn Aguiló, coordinador de Sanidad de la FVF.  “Por ejemplo – prosigue- el equipo de fisioterapeutas puede apoyar al de Ginecología a realizar tratamientos del suelo pélvico o a mejorar las condiciones de los pacientes en la Unidad del Dolor”.

La inauguración del encuentro corrió a cargo de Anna Ferrer, presidenta de la Fundación, que agradeció a los profesionales su implicación con el proyecto. “me siento orgullosa porque gracias a vuestro trabajo y el de nuestro equipo de médicos en la India tenemos centros sanitarios de gran calidad”, declaró.

Los especialistas viajan cada año hasta Anantapur para asistir a la población rural, pero, sobre todo, su objetivo fundamental es formar a los médicos locales y mejorar sus competencias profesionales. Entre los logros más recientes destacaron el buen funcionamiento del programa de talasemia o el programa de pediatría. Entre los retos más importantes se encuentran reducir las enfermedades nosocomiales y crear un equipo estable en la India, donde existe mucha rotación de profesionales.

El equipo de ginecología resaltó “el cumplimiento de las cesáreas practicadas en los hospitales de la FVF, según las recomendaciones de la OMS”, explicó Manolo Fillol, ginecólogo voluntario. En esta especialidad, Fillol resaltó la necesidad de mejorar los conocimientos en cardiología fetal, el control antenatal de las gestantes y la empatía y la proximidad con el paciente.

Una de las especialidades que requiere más coordinación es la atención temprana, según explico Mercè Leonhardt, coordinadora del Programa. Esta especialidad, que tiene como objetivo identificar e intervenir las discapacidades de niños y niñas entre 0 y 6 años, requiere de una acción interdisciplinar entre sanitarios “sobre todo, es imprescindible diagnosticar si se trata de parálisis cerebral, autismo, TEA u otra patología, que normalmente no se diferencian”, explica esta psicóloga y terapeuta.

Entre 2015 y 2018 se han identificado 1.900 niños y se ha puesto en marcha los grupos de padres para implicar a la familia en la atención y mejorar los resultados de la intervención más especializada de los terapeutas.

La experiencia de estos profesionales, unida a su vocación y altruismo, han convertido los tres hospitales de la Fundación Vicente Ferrer, que atienden diariamente a cerca de 3.000 pacientes, en centros asistenciales “con niveles de calidad y atención de cualquier hospital comarcal de nuestro país”, explica Ferràn  Aguiló, que destaca que “la estabilidad del grupo y su compromiso con el proyecto han sido fundamentales para conseguir esos estándares de calidad”.