Niranjan: “Hay que ser tan buen trabajador como persona y tan buena persona como trabajador”

© Oriol Petit / FVF

Niranjan empezó a trabajar en la Fundación en 1987 como profesor. Tuvo varios puestos de responsabilidad hasta que en 2010 relanzó ,junto a otra persona, el departamento de Desarrollo de Recursos Humanos (HRD, por sus siglas en inglés). Siempre con una gran y afable sonrisa, Niranjan trabaja en la formación y desarrollo de capacidades tanto del personal de la FVF como de las comunidades destinatarias.

¿Qué funciones tiene el departamento de HRD?

Trabajamos en base a tres grandes objetivos. Por un lado, desarrollar las capacidades, conocimientos, habilidades y actitudes del personal de la Fundación. Para ello organizamos actividades y formaciones para mejorar en nuestra labor de acabar con la pobreza extrema. Por otro lado, queremos potenciar las capacidades de las comunidades con las que trabajamos, para que la gente sea la protagonista de su propio desarrollo. Hablamos de liderazgo, de cómo movilizarse y acceder a los recursos del Gobierno, de cómo trabajar juntos hacia un objetivo común. Y, por último, todo el trabajo lo hacemos con un enfoque de perspectiva de género, con un gran esfuerzo de sensibilización ya que nuestra organización es un modelo para la sociedad.

¿Cómo se concretan estos objetivos en vuestro día a día?

En el departamento de HRD solo somos dos personas y organizamos más de 70 formaciones al año. Con el staff hacemos talleres en grupos de unas 20-30 personas, con una metodología participativa: juegos, vídeos, ejercicios de motivación y trabajo en equipo, etc. Con las comunidades trabajamos en encuentros de unas 250-300 personas en los pueblos más aislados. La gente está muy feliz porque encuentran respuestas y soluciones a sus problemas, y aprenden a luchar juntos por sus derechos. Les preocupan temas como el acceso a los servicios públicos o la solicitud de los documentos de propiedad de la tierra. Se trata de zonas en las que a menudo no tienen electricidad, agua, carreteras asfaltadas, servicios de salud o escuelas de calidad.

¿Os ayuda alguien en la preparación de las formaciones?

Sí, contamos con un consultor externo que nos ayuda desde hace nueve años. Viene aproximadamente cada dos meses y siempre introduce nuevos conceptos, nuevas técnicas de formación. He aprendido mucho de él y también en varios cursos a los que he ido fuera de la Fundación para seguir formándome. Es muy importante traer a formadores externos especializados porque nosotros no lo sabemos todo. Además, hacemos seguimiento para ver qué podemos corregir y mejorar continuamente.

¿Qué es lo mejor de tu trabajo?

Comprobar el impacto de las formaciones y charlas que organizamos. Nosotros no damos ayuda material concreta, pero sí las herramientas y capacitaciones que permiten a la gente ser independiente. Eso me da muchísima satisfacción. También es un placer llegar a todas las personas de la organización, todos los sectores y regiones, y ver el crecimiento del personal. Mi lema es: “Sé tan buen trabajador como persona y tan buena persona como trabajador”. Esto es lo que intentamos transmitir a los casi 2.500 empleados y empleadas de la Fundación en la India.

¿Qué ámbitos queréis potenciar en un futuro?

Tenemos contacto permanente con los directores de cada sector y otros cargos intermedios para saber qué tipo de temas quieren tratar y mejorar, y para fomentar la participación en las formaciones. Nos queremos focalizar en el sector sanitario, ya que hay mucho personal y no hemos hecho muchas formaciones. Los pacientes vienen con grandes expectativas a los hospitales de la FVF, así que debemos dar a nuestros médicos y equipo de enfermería las claves para ofrecer un trato positivo, cercano y delicado.

 

Texto: Oriol Petit.