“Nuestra lengua materna es el lenguaje de signos”

Frases como ésta se pueden leer en las pancartas de los estudiantes sordos de las cuatro escuelas especializadas de la Fundación Vicente Ferrer en sus marchas por distintos pueblos de Anantapur. En el Día Internacional de las Personas Sordas, los alumnos y profesores de los centros para niños y niñas con discapacidad auditiva salen a la calle para reclamar la igualdad de oportunidades y su derecho de acceso a la educación. La manifestación consigue además dar visibilidad entre la población a este colectivo que cuenta con cerca de 5.120 personas en el distrito.

“Antes las personas sordas estaban muy discriminadas en la sociedad, pero con la lengua de signos se ha favorecido su desarrollo social e intelectual”, ha explicado Pallavi, encargada del centro de la Fundación en Kanekal abierto en 2004. Allí viven y estudian 54 niñas con discapacidad auditiva con edades que van desde los 3 a los 15 años. “Cada día estudiamos en lengua se signos las asignaturas reglamentarias y una vez a la semana alguno de nosotros vamos a la escuela del Gobierno para integrarnos en el sistema educativo general”, ha comentado Mónica, una de las mayores y apasionada del telugu.

“Mi familia era muy pobre y siempre faltaba comida. No se dieron cuenta de que no oía hasta mis cinco años”, ha explicado Mónica a través de su profesor que interpreta la lengua de signos. Las altas tasas de discapacidad en la India rural se deben a factores relacionados con la vida rural y la pobreza, como la falta de cuidado prenatal, la malnutrición o las condiciones extremas de la vida en el campo.

Aniversario diccionario de lengua de signos
En este 24 de septiembre se celebra además el aniversario de la publicación del primer diccionario de lengua de signos de Andhra Pradesh. La unidad de Lengua de Signos de la FVF hizo posible su lanzamiento en estas mismas fechas el pasado año. Este recuerdo ha estado presente también en Kanekal, donde la jornada se ha completado con un programa cultural en el que los alumnos sordos más pequeños han hecho bailes populares apoyados por su profesora Griya Kumari, que mejoran la integración y la autoestima de estos niños y niñas.