Plantar árboles para salvar el planeta

“El árbol es importante porque nos protege, es nuestro deber cuidarlo como cuidamos a nuestros hijos”. Así reza la canción popular que las mujeres de la aldea de Singampalli Thanda interpretan con motivo de la fiesta de la plantación de árboles y plantas organizada por la Fundación Vicente Ferrer (FVF). El Sector Ecología celebra jornadas como esta durante todo el año para conmemorar el 50 aniversario de la Fundación en la India. Además de potenciar la reforestación en las aldeas, se organizan charlas para concienciar sobre el uso eficiente del agua y otras medidas para contrarrestar la dura sequía que castiga esta zona del sur de la India.

“Plantamos árboles y plantas resistentes al calor y a la escasez de agua que proporcionarán a todas estas familias oxígeno, sombra, flores y frutas. Sai Prasanna, una joven horticultora empleada de la FVF, resume así la importancia de la acción realizada en Singampalli Thanda y en otros 190 pueblos que a lo largo del año vivirán jornadas similares. El componente festivo es innegable y también el simbólico, ya que en los espacios comunes del pueblo se plantan especies muy valoradas por las comunidades.

En total, la iniciativa de la Fundación prevé plantar unos 120.000 árboles y plantas como limoneros, árboles de hojas de curry, ‘maredu’ (membrillo de Bengala) o ‘amla’ (grosellero de la India). En Singampalli Thanda se han distribuido 540 esquejes entre 90 familias. “Esperamos que estos árboles crezcan rápido y esto sea una metáfora de nuestro desarrollo”, explica Ramulamma, miembro del Comité de Desarrollo de Ecología de la localidad (EDC, por sus siglas en inglés). Y añade: “Todos tenemos una parte de responsabilidad, debemos enseñar a nuestros hijos e hijas a cuidar las plantas y proteger el medio ambiente”.

Este comité, formado por una decena de hombres y mujeres del pueblo, permite que la comunicación entre las familias y el Sector Ecología de la FVF sea fluida y eficaz. El apoyo que reciben no se limita a la plantación de árboles y plantas, sino que también se instalan aspersores y sistemas de riego por goteo en centenares de campos de cultivo, se construyen embalses y canales para mejorar la conservación y gestión del agua y se distribuyen animales como gallinas o búfalas que ofrecen a los agricultores un sustento económico alternativo.

“Queremos que las familias comuniquen sus necesidades a los Comités de Desarrollo de Ecología, que participen en el proceso de decisión y en todas las actividades de desarrollo del pueblo”, subraya Bhaskar Reddy, director técnico del Sector Ecología. Además, a través de talleres y charlas de sensibilización se fomenta la agricultura ecológica y la diversificación de los cultivos hacia especies que se adaptan mejor a la escasez de agua, como el ragi (mijo) o el trigo.

El encuentro en el pueblo de Singampalli Thanda, que se ha iniciado con danzas y un recorrido por el pueblo al ritmo de los tambores, concluye con una comida popular. Detrás de la fiesta y los distintos rituales se esconde el verdadero propósito de la jornada: concienciar a todas estas familias sobre la importancia de la vegetación y el cuidado de los recursos naturales para hacer frente a la sequía y al calentamiento global. Salvar el planeta es responsabilidad de todos y todas.

Texto: Oriol Petit