Un año sin pisar la escuela

- A pesar del repunte actual de casos, un año después del cierre, se ha decidido reabrir los colegios en Andhra Pradesh

- Os presentamos algunas historias de superación que han protagonizado profesores y alumnado
Compartir:

Tal día como hoy de 2020, cuando la palabra coronavirus empezó a ser cotidiana, todas las clases escolares en la India echaron el cierre, sin saber muy bien cuándo volverían al jaleo de los recreos, las clases llenas de niñas y niños y las cabezas repletas de metas e ilusiones.

Hace justo 12 meses, el Gobierno indio emprendió el cierre progresivo de sus escuelas a causa de la COVID-19. En ese momento, la Fundación Vicente Ferrer (FVF) también clausuró todos sus centros educativos y quiso, ante todo, asegurar el acceso a una educación de calidad y afrontar sin miedos los grandes desafíos a los que se tenía que enfrentar el sector educativo durante la pandemia.

A pesar de todas las adversidades y retrasos, los equipos de educadores de la Fundación no han parado ni un minuto: reuniones preparatorias con los centros educativos, formaciones complementarias para el personal y búsqueda de nuevas soluciones de futuro en las escuelas complementarias.

Los expertos aseguran que las consecuencias del cierre de escuelas para los estudiantes más vulnerables, especialmente las niñas, podrían ser graves. Los estudiantes de comunidades rurales se enfrentan también a enormes obstáculos para continuar su educación incluso en tiempos normales (distancia de las poblaciones, problemas de cobertura, hogares sin ordenador ni móvil, falta de fondos en las familias, etc.). Lo cierto es que las medidas de aislamiento y el cierre de escuelas, visibilizaron y aumentaron las disparidades en el acceso a una formación inclusiva, equitativa y de calidad. Para ayudar a romper con esas barreras, y visto que la formación online ha irrumpido en estas circunstancias para quedarse, la Fundación ha facilitado tabletas a 415 estudiantes de las escuelas inclusivas  para continuar con su educación desde sus casas.

 

Sai Krishna, niño apadrinado con discapacidad visual

Sai Krishna es uno de los miles de niños en Andhra Pradesh que no han visto a sus compañeros de clase ni su colegio desde marzo del año pasado.

Actualmente estudia en una de las cinco escuelas primarias inclusivas de la Fundación. Comenzó a aprender braille cuando estaba en tercer grado. Le gusta mucho aprender sobre medio ambiente. “Disfruto mucho jugando al fútbol pero cuando sea mayor quiero ser científico y ese es mi sueño". Su madre, Saradhamma, nos explicaba también aliviada que “el confinamiento nos ha otorgado tiempo para estar más con nuestros hijos pero tenía mucho miedo del parón en los estudios. Menos mal que la Fundación nos dio la posibilidad de comenzar las clases online desde casa y me siento contenta porque Sai ha podido seguir con su aprendizaje”.

 

Jai Simha, educador

Jai es educador y tiene 29 años. Completó su formación con una diplomatura en Educación Especial y está especializado en discapacidad auditiva y del habla. Trabaja como maestro de escuela primaria en la “Primary Inclusive School” en Kanekal, perteneciente a la FVF. Debido a la pandemia y al confinamiento, la FVF vio necesario complementar las clases que se estaban llevando a través del canal de televisión del Gobierno y decidió iniciar tutorías personalizadas, en los hogares de algunos estudiantes de primaria. Jai está feliz con esta iniciativa, que comenzó en el mes de diciembre de 2020. Él mismo nos asegura que se dedica a “actualizar los conceptos básicos para los niños, ya que hace mucho tiempo que no van a la escuela. Durante el confinamiento, yo también me he seguido formando a través de clases online y, por ejemplo, hice una formación en lenguaje braille”.

Un año después, en un país que comienza a luchar de nuevo contra una supuesta segunda ola de la COVID-19 y ante la reapertura de las instituciones educativas, recientemente anunciada por el ministro de educación de Andhra Pradesh, el sistema educativo quiere avanzar y se ha autorizado que los colegios vuelvan a abrir sus puertas.

A pesar de las nuevas circunstancias de la pandemia y de las medidas anticovid, al decidir reabrir las escuelas, las autoridades han tenido que considerar los beneficios y riesgos en la educación, la salud pública y los factores socioeconómicos en el contexto local. ¿Cómo afrontarán las familias y los niños esta nueva vuelta al colegio?